Pasión por recaudar, por Vicente García Nebot

Si usted fuera un comerciante que pretendiera vender su producto a unos reacios clientes, seguramente además de adornarlo con todos los parabienes y ventajas que este tiene, eliminaría todas las barreras y dificultades que el mercado le pusiera para que aquellos que estuvieran interesados se acercaran a conocerlo. Tal vez incluso perdiera algo de dinero, en beneficio de propiciar la venta y darse a conocer más. Y, lo que sí está claro, es que intentaría no encarecerlo.

Pues bien, nuestros sagaces dirigentes del Ayuntamiento de Castellón, ante la situación durísima que está sufriendo el sector inmobiliario y las dificultades que hay para realizar cualquier operación han decidido aumentar las tasas para las gestiones urbanísticas. Que usted necesita una licencia de primera ocupación… a pagar. Que lo que necesita es un informe urbanístico para saber si lo que pretende comprar está dentro del orden o no… a pagar. Que pretende vender  una parte de su finca porque sólo le compran un trozo… a volver a pagar.

No es que antes no se pagara. El hecho es que el Ayuntamiento, en lugar de actuar inteligentemente a medio plazo, prefiere subir todas las tasas multiplicando su coste de forma escandalosa.

Estas tasas, que suponen al  ciudadano un coste más para mover el difícil mercado inmobiliario, son en realidad “el chocolate del loro”. Cuatro euros en recaudación para el Ayuntamiento de Castellón, pero una mala propaganda como institución que facilita las cosas a sus ciudadanos en un momento tan difícil como el actual.

Seguramente alguien que sintiera pasión por Castellón lo que debería hacer es eliminar estas tasas y facilitar la información a los potenciales compradores de nuestra ciudad. Seguramente no se resentirían las perjudicadas arcas del municipio y si que darían una imagen de ciudad con ganas de facilitar las gestiones.

 

Vicente J. GARCÍA NEBOT

www.vicentegarcianebot.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*