Paraísos infernales, por Javier Astasio

 
 

Imagino a los europeos, especialmente a los que nos ha tocado vivir la crisis en el castigado sur como prisioneros ahogándose mientras permanecen encadenados al fondo de una piscina que se va llenando poco a poco, al tiempo que sus guardianes se mueven entre ellos recogiendo todo aquello de lo que van deshaciendo en un intento desesperado de permanecer a flote y respirar, tan desesperado es, que cada bocanada de aire necesaria para sobrevivir supone un doloroso desgarro para el cuerpo que se pretende salvar.

Lo más doloroso, éticamente hablando, es que el botín reunido con nuestros despojos y con el rescate pagado por quienes han acabado jugando el juego de los carceleros acaba perdiéndose en territorios sin ley que hemos acabado llamando "paraísos" fiscales y que, en realidad, son los lugares en los que se acopian los materiales y los planes para construir nuevas piscinas con grilletes en las que ahogar y expoliar nuevos pueblos.

Un botín que asciende a más de veintitrés billones de euros, la mayoría de procedencia inconfesable de orígenes inconfesables que no pagan impuestos, quedan al margen de cualquier regla o supervisión y, para más inri, aparecen y desaparecen en "los mercados", sacudiéndolos para así recoger una y otra vez el botín de nuestra ruina y volver a empezar, como si se tratase de la imposible tarea de llenar una enorme jarra de cerveza a la que acaban siempre robándole la espuma.

Hace ya mucho tiempo que vengo diciendo que el origen de la crisis está en eso, en la desaparición de nuestra riqueza en esa espuma, el beneficio, que no se reinvierte como antes para crear nueva riqueza en el país donde se ha originado y que se evapora ante nuestros ojos para acabar llegando, con el auxilio consentido de bancos paradójicamente legales, a esas islas malditas en las que, como los carroñeros, esperará el olor de nuevas víctimas en dificultades.

Todo esto viene a cuento de que de aquí a tres días, Europa celebra una cumbre en la que estudiará medidas para terminar definitivamente con el secreto bancario que, como un gran sumidero, permite drenar la riqueza de algunos países, entre ellos el nuestro, hacia esos odiosos paraísos. La reunión del miércoles no será el primero, ni será el último intento de hacerlo y dudo que tenga éxito, porque hace ya tiempo que la economía, como una enorme sanguijuela, vive parasitando la política, a la que ha desvirtuado mediante el control y la creación de la opinión pública. De modo que, si no me equivoco, todo acabará como mucho en un mero gesto.

Y sin embargo algo habrá que hacer, porque la Unión Europea calcula que, cada año, un billón de euros sale de sus fronteras formales para acabar en paraísos, algunos de los cuales, curiosamente quedan dentro de las de países miembros. Sería un sueño que toda esa riqueza -uno de cada diez euros en circulación- aflorase y tributase. Sólo con ello pondríamos fin a la crisis. No sé a qué esperamos para acabar con tan infernales paraísos, las nuevas islas del tesoro, refugio de  piratas ¿Quizá a tener el permiso del señor Botín?
 
 

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


 
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*