Papelón, por Javier Astasio

 
 
La verdad es que Carlos Floriano, en su día brillante dirigente de las Nuevas Generaciones del PP en Extremadura y portavoz y secretario de Comunicación del Partido Popular en la actualidad, no va a tener buen recuerdo de su cuarenta y seis cumpleaños, porque vaya papelón el que le obligan a hacer al pobre, teniendo que responder con mentiras de patas cortas a todas las marrullerías urdidas por su partido en torno a las corruptelas de la trama Gürtel que cada vez se evidencia más como -añadamos aquí un prudente "presunta"- la puerta de entrada de la presunta financiación ilegal del partido.
Uno diría que, con ese pelo enfoscado, fuerte y abundante, más propio de un cantaor de los que tan buena cosecha acostumbra dar su tierra extremeña, tiene el look apropiado para lo que viene haciendo en las dos últimas semanas, que no es otra cosa que dar el cante. Porque hay que ser muy del PP o muy inocente -pero de los de la genial novela de Delibes- para creerle cuando afirmaba que, si no se había despedido al marido separado de la ministra Mato, pese a estar imputado en el sumario que investiga la trama como receptor de costosos regalos que disfrutó "solo en compañía· de la ministra y sus hijos.
También hay que ser muy del PP o muy inocente para pensar que cuatrocientos mil euros, repartidos en las correspondientes mensualidades y acompañados de ingresos en Hacienda en concepto de retención por y IRPF y en la tesorería de la Seguridad Social en concepto de cotizaciones, eran un finiquito y no el salario de un empleado. Dos mentiras, dos, de patas más que cortas que no han tardado en quedar en evidencia, dejando en muy mal lugar al que, por obligación o vocación se ha visto obligado a decirlas.
A Rajoy le gusta mucho desmentir a Rubalcaba en sede parlamentaria, acusándole de tener que hacer "papelones" como el de pedir la dimisión de un presidente que nunca dice la verdad porque la calla, la dice a medias o, simplemente, la miente. No hace falta aclarar que la descripción del presidente es mía y resultado de la observación y de someter al ensayo de prueba y error todo lo que dice o calla, comparándolo con la contumaz realidad.
Pobre Floriano, vaya cante el suyo. Eso sí que es un papelón. Su antecesor en tan penosas funciones, Esteban González Pons, sonaba más jesuítico, tan falso como él -basta recordar aquella promesa de crear tres millones y medio de puestos de trabajo- pero más jesuítico. Tanto que, a veces, su voz me llegaba con esa reverberación de iglesia que ya tenía casi olvidada. En cambio, Floriano suena más tabernario. Basta cerrar cerrar los ojos para imaginare diciendo lo que dice con tan poca convicción como un forofo del fútbol defiende la honestidad del defensa al que le han pitado un penalti. Le imagino apoyado en la barra, medio recostado, con una copa en la mano y tratando de poner en el gesto la credibilidad de que carece lo que dice.
Pobre Floriano. Lo suyo sí que es un papelón.
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 
 
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*