Pagar dos veces, por Javier Astasio

Ya está aquí. Tras un periodo de "maceración “de los ciudadanos, en el que se le han cerrado quirófanos, camas y centros de salud locales, el gobierno catalán, con el apoyo hipócrita del Partido Popular en forma de abstención, ha decidido que cada receta va a tener un recargo de un euro para el ciudadano a quien se le dispensa.
Sólo quedan excluidos de las medidas aquellos ciudadanos que cobren pensiones no contributivas y los que demuestren que, además de tener derecho constitucional a la salud, son pobres de solemnidad. El resto, incluidos los ancianos, tendrán que pagar al menos 62 euros, 10.333 pesetas de cuando eran más jóvenes y cotizaban soñando con una vejez feliz y protegida por el Estado de Bienestar que iban pagando con sus cotizaciones y sus impuestos.
Nos enteramos de esto casi al tiempo de saber que los equipos de fútbol, que cobran y gastan miles de millones de euros en una rueda infernal muy similar a aquella a la que nos llevo la maldita burbuja inmobiliaria, deben cerca de 800 millones a Hacienda que, como se decía en tiempos, somos todos.
Parece mentira que los gobiernos, de todos los colores, vayan siempre a lo fácil, al ciudadano cautivo y desarmado, en lugar de hacer pagar a quienes más tienen y perseguir el fraude, como es su obligación.
El déficit de la sanidad española lo van a pagar los ancianos, los crónicos y las familias con niños que son quienes, por lógica, más veces acuden a las consultas y más medicamentos consumen. Médicos y trabajadores de la salud saben de sobra que tal cosa va a causar un deterioro enorme de la salud de todos los ciudadanos. Si se expulsa o se hace gravosa la presencia de determinados ciudadanos en los centros de salud, recuperaremos enfermedades que creíamos desterradas.
Hacer pagar un euro por cada receta dispensada es más cruel e injusto que subir el IVA, porque quien se medica no lo hace por placer sino por necesidad.
Llevamos demasiado tiempo ensanchando el foso que separa a pobres que cada vez son más pobres y ricos que cada vez son más ricos. Es inmoral.
Enfermo crónico como soy visito con más frecuencia de la que me gustaría los centros de salud y os aseguro que se ven pocas pieles y pocas joyas en ellos. La enfermedad golpea a los más débiles y son los más débiles quienes necesitan de un sistema que nació como solidario y que quieren convertir en selectivo.
Da pavor escuchar a los líderes del partido popular justificar la medida aprobada ayer por el parlamento catalán. Revolotean sobre el asunto, sin mojarse, pero cada vez está más claro que, pese a lo dicho en campaña electoral que, antes o después, tienen pensado lanzarse sobre nuestras espaldas.
Puedes leer más entradas de "A medialuz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*