Padres tóxicos, por @MilagroMendoza

Los niños son como una esponja, todo lo absorben.
Los padres dejan semillas en sus hijos que luego germinarán en un fruto.  El cuidado, amor, protección y apoyo son el soporte para una personalidad sana en la vida adulta del hijo. La presión actual en mundo, en especial en nuestro país arroja una carga que suele resultar muy pesada para algunos padres. Aumenta el estrés al llegar a casa luego de un vaivén en nuestras colapsadas vías terrestres.
El encuentro con los niños en el hogar, en muchas ocasiones se manifiesta en gritos, amenazas, y castigos que muchas veces son desproporcionados para la edad del infante. Muchas veces, los padres contrarrestan los excesos al detectar su pérdida de autocontrol. Sin embargo, otros fueron víctimas de críticas, golpizas, comparaciones, gritos, humillaciones, y hasta explotación física y sexual. Estos padres luego repiten el guion en su dinámica familiar.
Desde la infancia, estos adultos de hoy, niños maltratados del ayer aprendieron a sentirse inadecuados, no queridos ni aceptados. Sus heridas emocionales las ocultan con una máscara de agresividad constante y el mal humor. Los hijos de estos padres suelen sentirse culpables de la conducta de sus progenitores.
Para un niño indefenso, es más fácil sentirse culpable de haber hecho algo malo que despierta el enojo paterno. Cuando esos niños, llegan a la edad adulta cargan sobre si una imagen inadecuada de su persona, rechazándose y desconfiando de su capacidad.
Se denominan padres tóxicos, porque como el gas venenoso cuando se respira provoca daños y hasta la muerte. Esta relación provoca daños en la vida presente y futura de sus hijos, lo que conlleva al alcoholismo, drogadicción o conductas agresivas en muchos casos.
Aún en la vida adulta, la relación con los padres tóxicos suele ser abusiva. El maltrato físico da paso a la manipulación y explotación psicológica del hijo adulto. Es de resaltar que las heridas emocionales siguen doliendo, en especial porque sea consciente o inconscientemente se busca la aprobación de esa figura parental. Por lo que los sentimientos de culpa, la explotación con respecto al dinero, y la atención en tiempos de enfermedad o vejez incrementa los sentimientos de culpa.
Si no logras romper la relación tóxica con tus padres, y estas heridas te llevan a dar el mismo trato que recibiste, a tus hijos. Busca ayuda profesional.
 Autora:
Psic. Milagro Mendoza
twitter @MilagroMendoza
email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*