Otra empresa es posible, por María Miret (@periodistia)

Cuidar al trabajador

Ser feliz en el ámbito empresarial era el tema de la entrada que escribí en septiembre de 2011. Empresa y felicidad empiezan a ser términos compatibles: según una encuesta  realizada entre 1.800 trabajadores españoles, el 97% cree que la motivación genera mayor productividad.

José Antonio Carrión López, subdirector de programas y profesor de Organización de Empresas de la UA, habla de "la cultura de la innovación en la empresa". En este video se explica en qué consiste la tercera ola: innovación, conocimiento y talento como pilares para la competitividad y el conocimiento como base de la competitividad en la empresa. Sylvia Hortensia Gutiérrez y Vera destaca la importancia de la comunicación en las relaciones interpersonales y laborales, ya que "una comunicación coherente y mesurada favorece las relaciones humanas y el clima laboral". 

Las organizaciones no tienen que elegir entre personas y resultados. Se llega a resultados a través de las personas. Como bien explica este artículo de El País, los expertos destacan la importancia de cuidar a quienes sobreviven a la ola de despidos. Porque, como dice el filósofo Antonio Fornés en La Vanguardia, "trabajamos más horas que un esclavo romano". La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE) ha elaborado un decálogo para aumentar la productividad.

Por su parte, la Asociación Laboral Josenea trabaja por la inserción socio laboral de las personas que encuentran más dificultades a la hora de incorporarse al mercado ocupacional, sirviendo de puente a los trabajadores para la obtención de un trabajo en una empresa o el autoempleo, y lo hace en armonía con el medio ambiente y las personas.

También la espiritualidad ha llegado al mundo de la empresa, donde además se está implantado el Pensamiento positivoEn el caso del Tai Chi aplicado a la gestión de personas y al management, este arte de origen chino resulta un buen "aliado de la salud y del bienestar personal". Hasta la economía parece sensible a este cambio de conciencia al que asistimos y ya se habla de finanzas éticas o de la economía del bien común

Para Christian Felber, profesor de Economía, experto en economía sostenible y desarrollador del modelo, "la primera generación de la Responsabilidad Social de la empresa ha demostrado ser ineficiente". Por ello, el austriaco cree que, para contribuir al bien común, la RS de 2ª generación deberá ser holística, medible, comparable, vinculante, auditada externamente, pública y comprensible. Criterios que, en su opinión, ahora mismo no cumple la RSE en ningún país de Europa.

En su comunicación Una renovada estrategia de la Unión Europa 2011-2014 para la RSC, la Comisión Europea ofrece una nueva definición de la responsabilidad social de la Empresa (RSE) o Responsabilidad Social Corporativa (RSC): "la responsabilidad de las empresas por sus impactos en la sociedad" y hace hincapié en la mejora de la transparencia y el apoyo a las pymes, que se materializará en un programa de facilidades.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*