Óscar Terol o el rescate del humor, por @tv_acida

Que si el intelectual humor catalán, que si el desparpajo madrileño, que si el chanante jolgorio made in Albacete. Cierto, con el nuevo milenio han surgido varias corrientes humorísticas desde diferentes puntos de nuestra geografía, propuestas que parecían ensombrecer una cantera que, pieza a pieza, y sin hacer mucho ruido, se ha terminado estableciendo como fuente de carcajadas ácidas que no parece tener intención de cerrar su grifo: me estoy refiriendo a la escuela vasca, y más en concreto a ese guionista, actor, presentador de televisión y escritor que es el natural de San Sebastián Óscar Terol.

Terol ha sido el alma, en cierto sentido, de ¡Vaya Sematina!, uno de los programas estrella de ETB al que mucho llegamos por medio de Youtube –ahora ya lo emiten en la MTV España, si no recuerdo mal–. Actuó y fue guionista en la conocida cual etapa clásica del programa. Cuando el asunto comenzó a pitar, Óscar le coló a TVE su Made In China; pero, no se sabe bien la razón, todavía siguiendo directrices hermanas del anterior proyecto, esta apuesta pronto cayó en desgracia y fue expulsada de la parrilla de emisión sin excesivos aspavientos. Ahora, y tras no parar de sacarse ingenios de la manga en diferentes cadenas, ha regresado a ETB con Al Rescate –en el canal FDF para el resto del país–.

Óscar Terol, Santi Ugalde, Asier Hormaza y Gorka Otxoa cierran filas para hacer juegos malabares por medio de sketches con los que capear la crisis riéndose de todo y de todos, como venía siendo norma en anteriores andaduras. A los rendidos a la “macarrada” entrañable y esquizoide del Jonan de Baraka o al absurdo de Los García, la última familia cántabra de Castro Urdiales, auténticos hitos de ¡Vaya Semanita!, tal vez les cueste encariñarse con los nuevos personajes fijos. Recomendación: déjelos rodar unos cuantos capítulos y enseguida se sentirá como en casa.

Agradecerle a Otxoa la fidelidad para con sus antiguos camaradas televisivos pues, todavía siendo uno de los actores con más éxito –y trabajo– salidos de ¡Vaya Semanita!, no ha puesto reparos a la hora arriesgar junto a sus dos antiguos compañeros –Óscar y Santi– de aquella desternillante “Cuadrilla”. Al igual que poner en un altar al ínclito Ugalde, un actor que alcanzó lo máximo en cuanto a humor y descacharro se refiere bajo las órdenes de Rubén Ontiveros, haciendo de padre de ese “Borjita” Pérez, puntal de Qué Vida Más Triste. Uno de los bombazos –y con razón– de 2008, vídeo-blog que rompió el récord de visitas y que terminaría comprado por LaSexta. La joya de Basauri sin la que, lo reconozco, no podría vivir.

por Sergio Guillén

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*