¡¡¡No puedo vivir sin ti!!!, por @MilagroMendoza

“No puedo vivir sin tì.”
Si me dejas me muero!.-
¡Eres mi vida, sin ti no soy nada!


Aunque pareciera la letra de una canciòn o el argumento de una telenovela. La expresiòn citada, anteriormente, en realidad es la màs frecuente entre las parejas. Y denota una fuerte carga emocional tanto para quien la dice, como el que la escucha.

A nivel social, las personas suelen relacionar los celos y la posesividad con el amor. Sin embargo, las muestras de cariño y atenciòn no son suficientes para calmar la angustia e inquietud de la persona que padece de celotipia.

¿Por què?

No he sido infiel y constantemente me revisa el teléfono, me prohibe relacionarme con amigos, incluso hasta mi familia!

¿Le es familiar esta descripciòn?
Claro, la persona que siente celos, lo experimenta hasta de las personas menos pensada. Es causa de celos el tiempo que se comparte con la familia de origen, los hermanos, sobrinos, hasta los progenitores. Pero en realidad, que revela, esta situaciòn?

En el fondo, se encubre el miedo al abandono. Sea que la pareja, haya sufrido experiencias previas de infidelidad o de abandono de otras parejas, como si no. El miedo al abandono, empuja a la persona a comportarse de manera emocional, rebasando los límites de la lògica. Sin percatarse, que esta situaciòn desgasta y cansa a la relaciòn.

Donde hay control y miedo la relaciòn tiene fecha de vencimiento.
¿Por què?

Porque la pareja en algùn momento se darà cuenta que abandonó familia y amigos. Entonces aparece el pase de factura. En el cual, la pareja resentida resume todo lo que dejó por el otro. Al tratar de encontrar una explicaciòn a esta situaciòn, la pareja celosa se inmuta, sin decir nada. Ya que aùn no se percata que siente un inmenso miedo a ser abandonado(a).

Se puede afirmar que existen dos tipos de situaciones que despiertan los celos:

.- La imaginada: Sospechas sin hechos confirmados de infidelidad.

.- La real: Producto de la infidelidad. Esta la abordaremos en el pròximo blog.

En ocasiones, un miembro de la pareja pide constantemente al otro asistir a terapia. Negándose la oportunidad de solucionar el problema que enfrentan. Pero muchos cambian de opiniòn cuando la ruptura se ha producido.

Creyendo que ilusamente, una sola sesiòn en terapia, hará que el otro vuelva. Esto demuestra que no se tiene una visiòn clara del problema, ya que ambos se encuentran heridos y ofendidos. ¿Cuanto tiempo lleva arrastrando este temor al abandono? ¿reconoce que le activa el miedo al abandono?

Si es un problema de mucho tiempo, incluso de años, donde cada uno espera sacar una lista de agravios, no basta con admitir que se tiene un problema. ¿Admite por què el otro es lo que espera oìr, o en realidad lo reconoce? Hay una gran diferencia en esta respuesta. Y radica en la  capacidad de realizar cambios.

Pero ¿como puede cambiar una persona que sufre de celotipia? Con ayuda profesional de parte de un psicòlogo. Este le entrenarà a identificar los pensamientos que activan sus miedos, el por què de su existencia, pero en especial, como resolverlos. No es tarea de un dìa. Los cambios conductuales requieren esfuerzo.

Autora:
Lic. Milagro Mendoza
Psicòloga.

Lic. Milagro Mendoza Colegio de Psicólogos del Edo. Carabobo Nñ 340- FPV Nº 7062. PREVIA CITA GUACARA: Frente a CEQUIGUA Calle Arevalo Gonzalez. 0414-4221867. Y en Valencia: PREVIA CITA

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*