Nó-os enojéis, Majestad, por Carlos Matías (@carlosmatiasb)

2014_01_10 Rey

No, “Nó-os” enfadéis, don Juan Carlos, porque vuestra hija, Cristina, vuelva a verse imputada por el juez Castro. Es que ya no se respeta nada ni a nadie. Fíjese, Majestad, hasta a vuestro homólogo Baltasar le han denunciado en Cartaya (Huelva), y todo porque en la Cabalgata tiró una peonza desde su carroza y le endiñó tal “peonzazo” a una vecina, que sufre traumatismo craneal. ¡Es que nos ponemos “tarascas” por nada!

A Ángel Di María también pensaron “empurarle” por llevarse la mano a sus partes, no tan nobles como las de Su Majestad, supongo, pero parece que tan “mayestáticas” que hay quien se creía que el futbolista llevaba entre sus piernas a un “hermanito”. ¡Como si fuera la primera vez que un famoso cobra un pastón por tocarse los huevos, caramba!

El madridista ha tenido que pedir disculpas como usted, don Juan Carlos, cuando lo del elefante, porque “Aizoon-as” que es mejor no andar hurgando, aunque sean del propio cuerpo. Pero a diferencia de Di María, al que el Real Madrid ha decidido pasar por alto el suceso y no sancionarle, a usted, Majestad, parece que no se le quiere perdonar nada.

“Nó-os” enfadéis tampoco porque al trastabillarse en la Pascua Militar, a su exposición la hayan llamado “El discurso del Rey” con perversas intenciones. A ver quién pasa tres operaciones en siete meses y sigue al pie del cañón como usted, y a ver quién no lee varios folios y no titubea un poco. A su edad…

No, “Nó-os” enojéis si decimos que los Reyes Magos de este año se han portado muy bien porque sus yernos no se han llevado nada de valor de casa. Ni porque hagamos chanzas con las palabras “corona” y “corina”. Tenga paciencia, Majestad, que la monarquía no pasa por sus mejores momentos. Pero no se incomode.

Bueno, tampoco se “acomode” como Di María con su gesto y vuelva a enseñarnos la mano con su dedo corazón tieso, que ganas le estarán dando, sin duda. Somos un país de ingratos; hemos olvidado que usted promovió la transición hacia la democracia que tenemos y que, aunque sea muy imperfecta, nos permite hacerle críticas incluso a su figura. Una democracia en la que “la Justicia es igual para todos”. Usted mismo lo señaló en su discurso de Nochebuena de hace unos años, cuando empezó lo de su yerno. Pero hasta una mente plebeya como la mía debe entender que una cosa era esto y otra pretender sentar a Cristina en el banquillo. Eso es forzar las cosas.

Sí, desde luego que deben de darle a usted ganas de mandarnos a paseo. Y a más de uno, ganas de que se marche usted. Dicen que debería de abdicar en Felipe, pero con los graves problemas de imagen que sufre la institución monárquica, el “sarao” montado en la Familia Real, su baja de popularidad, la crisis económica y Artur Mas montando el belén todo el año, en España y en Europa, haciendo de “caganet” todo el día y soltando sus inmundicias independentistas sin parar, quizás no sea el momento de jubilarse, aunque al españolito de a pie le monten un ERE y le pongan de patitas en las colas del INEM por mucho menos.

No, “Nó-os” enfadéis, Majestad. Ya habrá ocasión de retirarse. Quizás haya escampado el temporal para el 22 de noviembre de 2015. Ese día cumpliría cuarenta años de reinado y permanecer tanto tiempo en el poder trae en España malos recuerdos. Aunque quizás a Su Majestad esto sea lo que menos le preocupe a estas alturas.

 


Carlos Matías es periodista y 'web-xplorador' de la Nueva Comunicación digital de las personas, emprendedores, profesionales, pymes y microempresas.
Editor de TusMedios.es

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*