No hay tiempo que perder, por Javier Astasio

 
 
Me gustaría poder decir otra cosa, pero la realidad es la que es y lo único que tengo claro es que, si queremos salir de este vacío de desconfianza y desconexión entre los ciudadanos y quienes nos gobiernan y deberían representarnos hoy y nos habrán de gobernar y representar mañana, no hay tiempo que perder.
Con un presidente de gobierno, Mariano Rajoy, que, en sólo un año de mandato, ha dilapidado toda la credibilidad que depositaron en él los ciudadanos que votaron al Partido Popular, una oposición más desdibujada que nunca, con un líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, incapaz de sumar, aunque sea gota a gota, la popularidad que pierde a borbotones Rajoy, con un descontento social, plasmado en miles de manifestaciones y centenares de miles de jornadas laborales perdidas en huelgas y conflictos, como hacía más de dos décadas que no se veía en este país, alguien debería tomar la iniciativa y comenzar a dar forma una oferta, quizá la única oferta, capaz de dar una salida a tantos, más que descontentos, defraudados ciudadanos, huérfanos de opciones para cambiar el estado de cosas a que nos han conducido todos los vicios de un sistema manifestados a un tiempo para evidenciar que, si no la ha provocado, sí ha sido incapaz de sacarnos de ella a la velocidad requerida y con los sacrificios justos.
Ni Rajoy ni Rubalcaba tendrían hoy ningún futuro en las urnas. Y no sólo eso, ambos están siendo muy contestados, no ya por los aparatos de sus partidos, que para eso son aparatos y se organizan a imagen y semejanza de sus líderes, sino por la militancia de base y, casi peor, por simpatizantes y posibles votantes. Uno y otro vienen de lejos, de tiempos pasados, y con el marchamo de haber sido buenos "segundos" en sus formaciones, al menos aparentemente, pero ambos no han sido capaces de demostrar la capacidad de gestión y, sobre toso, de iniciativa que requieren los difíciles tiempos que nos ha tocado vivir.
A día de hoy, después de haberse ocupado del déficit como único objetivo, salpicándolo, eso sí, de alguna que otra polémica más propagandística y torpe que real y eficaz, Rajoy está desorientado y bloqueado, con demasiados frentes abiertos "a lo loco" y demasiados sectores sublevados, desde los maestros a los jueces, pasando por los combativos profesionales sanitarios. Por si fuera poco, la banca, a la que parece haberse encomendado la llave de la creación de riqueza y puestos de trabajo, está tan desprestigiada y desorientada como el propio gobierno, en pleno proceso de redimensionamiento y sin manos suficientes para tapar todas sus vergüenzas.
Pero no les va mucho mejor a Rubalcaba y el PSOE que, con sus bases avergonzadas y soliviantadas ante todos estos meses de pasividad y autismo, quiere lanzarse, en marcha corta y con el freno de mano dispuesto, por la cuesta de las reformas que fue incapaz, no ya de llevar a cabo, sino de siquiera proponer, cuando podía conformar una mayoría para hacerlo. Unas reformas que van a sonar huecas si al frente del partido que pretende proponerlas están los mismos que dejaron pasar dos legislaturas sin hacerlo.
Pero no todo es PSOE ni PP ¿Qué está pasando, qué va a pasar en sus alrededores? Creo que ahí está la clave del futuro. En quien sea capaz de tomar los cabos con los que urdir la trama que habrá de soportar de nuevo el tan maltratado y lleno de costurones tejido social. En este país es necesaria una nueva izquierda, con ojos para ver y oídos para escuchar lo que dice la calle, una izquierda que no se acomode como se han acomodado algunos en su parcela de poder, grande o pequeña, una izquierda que se parezca más a quienes la necesitan y, si no ahora, más adelante la voten. La derecha, estoy seguro, sabrá ponerse a salvo como ha hecho siempre, y este país no se merece otra legislatura como la que estamos padeciendo.
 
Hay que elaborar una alternativa ilusionante. Hay mucho que hacer y ya no hay tiempo que perder.
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*