No hay Madrid tras el escudo, por Alberto Martín @dycturf

Hay tiempo para volver a Münich. Hay margen para salir de Barcelona sin perder la Liga. Pero no hay Real Madrid detrás del actual escudo. Eso es mucho más importante que cualquier resultado o cualquier jugador. A este equipo no lo reconoce nadie y no sé si hay tiempo para lo más importante. Recuperar el escudo. Y olvidarse de aquello de tratar de ganar a cualquier precio. Ya está bien.

El actual Real Madrid es un equipo acomplejado por su entrenador y que vive a su sombra. Y como su entrenador no es el adalid de las buenas maneras. Ya se sabe el equipo termina pareciéndose a quién le dirige. Así de fácil. Así de sencillo.

Sólo de esa manera se explican actitudes chulescas como las de Marcelo al final del partido, o los gestos que las cámaras nos regalan de personajes como Pepe, Arbeloa o el mismo Sergio Ramos más propios de un comic de tercera que de futbolistas que cobran millones y que están ante el espejo de multitud de personas como supuestos ejemplos de conducta deportiva. Nada más lejos. Son macarras con un escudo que no merecen. Y actúan como tal. O sino que coño le diría Marcelo a Muller. “Nos vemos en Madrid”. A mí desde la distancia me sonó a la amenaza del chulo de discoteca. “Nos vemos fuera”. Y la verdad es que me dio vergüenza. Y eso es lo peor que puede sentir un aficionado. Y no es la primera.

Esa actitud ya no tapa otros defectos. El segundo gol del Bayern es una demostración de los males de este equipo. Coentrao se va al suelo, a destiempo, Pepe no llega y Arbeloa hace el ridículo tirándose por detrás de Mario Gomes no se sabe muy bien a qué. Pero la culpa no es tanto de ellos como de quién les manda y a quién obedecen.

Mourinho, una vez más, dejó claro que en partidos importantes prefiere, por más que tenga equipo y jugadores para lo contrario, guardar la ropa que airearla. Sacrificó a Marcelo para que Coentrao hiciera lo mismo e incluso cuando se sacó de la manga al brasileño lo hizo para meterlo en el centro del campo. Manda huevos. Lo que protagonizó después a lo mejor le sirve para ganarse la titularidad en Madrid porque en Barcelona habrá más de lo mismo.

Ya esta bien. Mourinho no es mejor entrenador que, por ejemplo, Benítez o el mismo Heynckes. Es más chulo. Más engreído. Mas polémico. Pero no mejor. Y al Real Madrid ya no le puede defender ni el más afamado madridista. Ni dentro ni fuera del campo. El Real Madrid es un equipo de egos, dirigido por un entrenador limitado en lo deportivo y matriculado cum-laude en la chulería que no hace sino desparramar el prestigio y avergonzarnos en cada partido a los que buscamos al Real Madrid detrás de este escudo. ¿Hay alguien?

8 Comments

  1. Señor Alberto Martín, es el segundo texto que le leo en unos días y si bien lo del otro día no me gustó, hoy directamente ya me ha disgustado. Critique usted lo que tenga que criticar, pero hágalo con fundamento. Cuanto daño está haciendo Deportes Cuatro...

  2. Estoy bastante de acuerdo, no hay Madrid detrás del escudo,el madrid no fue a por el partido, empató y cambió a marcelo por ozil ¿y ese cambio?esta bien que quite a ozil porque está matado según dicen, pero meter a marcelo en el centro del campo?? se le vió bastante fuera de sitio...
    y kaka no cuenta?? No será el mismo del milán pero organiza mucho mejor las contras que marcelo...
    A parte de los partidos de di maria desde que salió de la lesión...es un gran jugador peroi no está ni mucho menos como para jugar las semis de la champios de contra el bayer..
    saludos!!

  3. Por desgracia, para la mayoría, si Mourinho da al Madrid los títulos anhelados todo lo demás importa nada. Y, además, si así sucediera, el propio sistema convertiría la parte fea del portugués en pura anécdota. De ahí, que sea tan importante la victoria. El triunfo, lo tapa todo. Y la derrota, lo destapa. Hasta usted destacará las virtudes del portugués si consigue el doblete, cosa que espero no suceda.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*