¡No dejo que mi esposo me vea... soy fea!, por @MilagroMendoza

Tengo problemas con mi pareja...
 ¡No me gusta que me vea!. 
Frente a mi una mujer joven, que al indagar el motivo de su malestar, rompe en lagrimas, temblando, por la vergüenza. ¡Mire como soy! mis senos son feos.¡ No tengo forma!
¿Resulta familiar esta escena?
El ver tu imagen frente al espejo ¿es motivo de angustia y frustración? ¿sientes vergüenza? ¿Dejas de participar de actividades recreativas o sociales por sentir inconformidad con tu imagen?
Venezuela, es conocido por el eslogan del país de las mujeres más bellas del mundo. Si bien, en los primeros años de los concursos de belleza, a las concursantes se les sometía a un intenso entrenamiento físico para moldear su cuerpo a las medidas de belleza universal. Más tarde, haría presencia, la cirugía plástica para romper el molde, tratando de presentar a la belleza perfecta venezolana. Conocido, es el alto consumo per capita de la población en productos y servicios de belleza, en comparación con países de la región.
Las adolescentes, esperan como regalo de cumpleaños el aumento de mamas o de glúteos. Sin importar la edad, estado socioeconòmico, o condición: profesional o ama de casa. Reseñas de prensa han destacado la muerte de personas en procedimientos estéticos. La alta demanda en procedimientos quirúrgicos con fines de remodelaciòn corporal, se ha vuelto un problema de salud pública. ¿Qué hay detrás de esta situación?
El cuidar del cuerpo, y el arreglo personal es una muestra de aprecio así misma. La mayoría de nosotros dedicamos un tiempo a comprobar nuestra apariencia en el espejo, en especial, ante un encuentro importante: entrevista de trabajo, una cita. etc. Son conductas naturales.
En ocasiones, algunas personas se sienten excesivamente preocupadas por su apariencia. Enfocando su atención, en imperfecciones reales o imaginarias, siendo las primeras maximizadas. El observarse en el espejo, les ocasiona rabia, temor, angustia, frustración, llegando al extremo de evitar observarse. Este malestar suele comenzar en la adolescencia, cuando el cuerpo se enfrenta a los cambios hormonales, y aparece el acné, o el aumento de grasa corporal en las caderas, muslos, brazos, etc. En la vida adulta, puede afectar la vida de pareja, cuando se evita la intimidad. 
La persona padece el trastorno dismórfico corporal. Su base son los pensamientos irracionales en los cuales se magnifica imperfecciones, reales o imaginarias, pensamientos obsesivos acompañado de compulsiones como:  preguntar,  evaluar frente al espejo, peinarse nuevamente, etc, brindándole una calma temporal.
La persona con el trastorno dismórfico corporal, siente inseguridad y temor en distintas àreas de su vida. Siendo el punto de partida la imagen física. La persona que se realiza constantes cirugías plásticas, para corregir defectos: reales o imaginarios, solo consigue una calma temporal hasta que la angustia reaparezca. Son los pacientes, tildados de inconformes o perfeccionistas, por el personal de las estéticas.  
La solicitud de una cirugía plástica, debiera estar acompañada de una evaluación psicológica a objeto de determinar la presencia del trastorno dismòrfico corporal. 
Importante es resaltar, que la persona con este trastorno no suele reconocer que es un problema de índole mental. La presión social por la eterna juventud, la competencia generacional, las campañas publicitarias, estimulan y empañan la presencia de esta patología en la población femenina. 
Resumiendo, tenemos:
Si te aíslas evitando actividades al aire libre, o de carácter social.
No compartes tu cuerpo con tu pareja
Constantemente sientes la necesidad de chequear tu imagen
Abrigas sentimientos de vergüenza, angustia, y miedo frente a tu imagen.
Reconoces la presencia de pensamientos intrusivos, de carácter obsesivo.
Busca ayuda profesional. Mejora tu calidad de vida, cuida tu salud mental.

Autora: Lic. Milagro Mendoza Twitter:@MilagroMendoza email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*