Neo-leperos, por Vicente García Nebot

Difícilmente uno de Castellón puede sentirse valenciano cuando se le ningunea y casi maltrata desde Valencia. Difícilmente un castellonerito puede sentirse español cuando desde Madrid, en la práctica, ni siquiera se sabe poner a nuestra provincia en el mapa. O cuando se pone es para recordarnos que tenemos un aeropuerto mal construido y vacio de aviones. Como dijo aquel: “un aeropuerto para las personas”. Y para el cual se ha convocado un concurso de chistes por internet.

Es triste, pero una autentica realidad. De los aproximadamente seiscientos mil habitantes de esta provincia, llena de recursos (playas, bosques, industria, algo de turismo, puertos) solo se acuerdan los dos meses antes de las elecciones. Después nos aplican con todo rigor aquello de “prometer hasta meter…” Somos el ejemplo vivo de este dicho verde.

Somos una gente fácil. Constituir lobbys para defender lo nuestro, entre gentes que solo les una ser de Castellón, aunque sean de partidos o de ideologías diferentes, es una utopía. Todos aspiramos a ser otra cosa, valencianos de Valencia o madrileños de Madrid. Pero nada más que una aspiración.

Mientras tanto nos prometen, nos recuerdan lo mucho que han hecho por nosotros para llegar a ser lo que somos. Y llegan las elecciones. Y votamos como cada uno considera oportuno. Y sale elegido un nuevo gobierno, uno en Valencia y otro en Madrid.Pero la vida sigue igual. Seguimos sin un aeropuerto operativo. Sin tener claro que el Corredor Mediterraneo pasará por nuestras tierras antes que el Corredor Central por Madrid. Sin expectativas de que la Autovía de la Plana se prolongue hasta Cataluña. Sin que la A-68 llegue a Vinaròs.

Dentro de nada en Valencia, Alicante y Madrid nos sustituirán en sus chistes de leperos y dirán: “va uno de Castellón y…”. Somos los neo-leperos. Al tiempo.

______________________________

Vicente J. GARCÍA NEBOT

www.vicentegarcianebot.com

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*