¿Nadar contra o con la corriente?, por @MilagroMendoza

¡Yo soy así y punto!
¡No puedo cambiar!
¡La vida hay que vivirla, disfrutarla aunque llueve, truene o relampagueé!.
Las personas rígidas: Tienen sus propias leyes personales. Los famosos “deberías”. Intentan dominar todo aspecto de su vida y la de otros para sentir seguridad. Al vivir bajo circunstancias cambiantes, se frustran sintiendo rabia e impotencia. Este grupo de personas, suele experimentar enfermedades de origen emocional, como: inestabilidad en la presión arterial, arritmias,  insomnio, problemas gastrointestinales.
Su mente, suele ser teórica. No es capaz de aprender algo nuevo. Pues “ya todo lo saben”, aunque no sepan nada. Para ellos no aplica, la frase de Sócrates: Solo sé, que no se nada.  
El pensamiento rígido; impide que la persona reconozca y analice una situación desde diferentes ángulos. Quiere imponer su punto de vista  a los demás y no cambia de opinión aunque los hechos demuestren lo contrario. Estas personas suelen ser solitarias en su vida, ya que tales conductas alejan a familiares, amigos y producen rupturas en sus redes sociales.
Otras, muestran un pensamiento líquido. Se escurre entre los dedos. Aceptan dócilmente las circunstancias desfavorables, aunque se sientan impotentes, murmuran su descontento, siendo incapaz de demostrarlo. Este grupo, suele somatizar  la angustia en enfermedades de la piel, y trastornos estomacales. Aunque sostienen una máscara de despreocupación. Intentan anestesiarse con fiestas, proyectos, compras compulsivas sin lograrlo. Son ambiguas, suelen aceptar cualquier opinión sin fijar posición, para evitar las consecuencias de tal proceder.
Estas personas suelen reaccionar así por:
- Expectativas que no cumplen lo esperado.
-Coloca las expectativas en causas externas: personas, situaciones, lugares.
- Escasa tolerancia a la frustración.
- Se enganchan con las emociones y frustración de otras personas.
La persona de pensamiento flexible se adapta a los cambios. Como el niño que modela la plastilina para hacer figuras. Sin que signifique su aceptación sumisa. Esta dispuesta a probar formas diferentes de solucionar un problema. No le teme al que dirán, aceptan el error como una oportunidad para aprender, y evitan posiciones dogmáticas. Reconocen que no son dueños de la verdad absoluta.

Suele ser una persona creativa, fluye con las situaciones difíciles. Acepta la autocrítica, se da permiso para dudar, y reinventarse. No experimenta el miedo al cambio. Mantiene la autoconfianza intacta. 

Autora: Lic. Milagro Mendoza Twitter:@MilagroMendoza email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*