Nacionalismos, por Javier Astasio

 
 

Como muchos españoles e mi generación, los que padecimos la opresión de quienes se habían apropiado de nuestro país y nuestra bandera y no teníamos, a cambio, otra con la que identificarnos, nunca me he sentido implicado por nacionalismos de ningún tipo, aunque os aseguro que los respeto y muy especialmente en todo lo que tienen de expresión de sentimientos y hechos culturales.

Sin embargo y pese a no sentirme inmiscuido en disputas nacionalistas, me desagradan aquellos que esconden bajo las banderas intereses bastardos, los que agitan los símbolos para ocultar sus fracasos, y aquellos que buscan banderas en los desvanes para oponerlas a los de los primeros. Y eso, porque, si no me inclino por los unos, mucho menos por este nacionalismo excluyente e imperialista que tan hábilmente ha manejado la dimitida presidenta madrileña.

Quien, como yo, por propio interés o por razones profesionales, lleve años asomado a la actualidad política, debe saber ya de sobra que el nacionalismo o, mejor dicho, los nacionalistas, como en la Ítaca de Kavafis, no buscan la meta, sino el propio viaje. Luego, cuanto más les alejemos de ella, más sentido damos a su existencia y más fuerza les suministramos. Dicho de otro modo, el nacionalismo es como el agua que baja de las montañas que, cuando llega al valle, se remansa. Ahora bien, si levantamos presas en su camino o cegamos los puentes bajo los que corre, el agua se represará, cobrará fuerza y acabará reventando la presa, el puente y lo que se le ponga por delante.

Hay que ser tolerantes con los sentimientos de la gente y hay que ser, al mismo tiempo, implacable con quienes tratan de manipularlos. Hoy Rajoy y Más tienen una oportunidad única para detenerse ante el abismo, reflexionar y buscar una manera de descender al valle común en el que hemos vivido y debemos seguir viviendo.

Aún así, me temo que no lo harán. Y no lo harán, porque a uno y otro les interesa prender ese bosque para que el fuego implacable del descontento contra los recortes y el desmantelamiento del Estado de Bienestar que avanza implacable en Cataluña y el resto de España no les queme. Creen que quemando de manera controlada los parques que circundan sus palacios de poder, las llamas no les alcanzarán. Pero cuidado, a veces los grandes fuegos nacen cuando se pierde el control de estos otros fuegos terapéuticos.

Personalmente creo que a la gran mayoría de los catalanes y de los españoles, lo que les preocupa es encontrar trabajo o conservar el que tienen, llegar a fin de mes, pagar la hipoteca y sacar adelante a sus hijos. Todo lo demás es accesorio y, enredándonos en ello, estaremos haciendo el mayor de los favores a quienes nos quieren hacer pagar el desastre que provocaron o, al menos, consintieron.

 

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

 
 
 
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*