Na pasará nada, por Javier Astasio

 
 
Me llama la atención lo preocupados que parecen estar algunos de mis vecinos de Madrid por el resultado de las elecciones en Cataluña y me llama la atención porque no creo que haya de qué preocuparse. Al menos no hay de qué preocuparse en el sentido en que ellos creen que deben estarlo, porque quien les ha dicho que deben preocuparse les están engañando como casi siempre.

No, no me he vuelto loco y lo explico con una sola idea. ¿Os imagináis en el horizonte unas elecciones en Cataluña en la que un gobierno de partidos mal llamados constitucionalistas vayan a ser vencidos y desplazados por el resto de partidos, todos con la independencia en su ideario, y uno de ellos, en concreto, expresión del sector de la población que durante años ha considerado la lucha armada como un instrumento político?

Preocupante ¿verdad? Pues no. En absoluto, porque eso es lo que acaba de ocurrir en las recientes elecciones vascas y no ha pasado nada. Es más, lo que más preocupa a los bien pensantes es que Bildu llegue a tener acceso a los órganos de gobierno de las cajas vascas, como si, que se lo digan a los estafados con las preferentes o a los desahuciados, el hecho de que no lo tenga les ponga a salvo de algo.

No va a pasar nada. CiU y el PP, pese a los aspavientos de la campaña, tienen mucho más que ver entre sí que con el resto. Su postura autoritarismo, su manera de manejar los conflictos en la calle, su política de recortes, en fin, casi todo lo que realmente afecta al día a día del ciudadano, parece calcado. Sólo ese sueño en el horizonte, cada vez más lejano si es que ha de ser como lo cuenta Mas, les diferencia.

Que sepáis que ese despliegue sentimental no es más que una especie de "power point", esas pesadas demostraciones, casi de feria, que algún pelota prepara al inútil del jefe para que, con la luz apagada, muchos gráficos y alguna fotografía, pueda decirnos que estamos en el mismo barco y que vamos a capear el temporal todos juntos, cinco minutos antes de hacer un ERE para poner a la mitad de nosotros en la calle.

Es humo. Sólo humo. No creáis a quien os diga que a partir de mañana va a cambiar. Eso es lo que hacen los maltratadores. Si de verdad quisiesen cambiar, cambiarían ya. De modo que no hace falta que os preocupéis no hay motivo para ello. Se parecen demasiado unos y otros como para esperar que ocurra algo inesperado y en lo que más se parece es en que suelen tomarnos en consideración cuando necesitan nuestro voto. Después, nos olvidan e incumplen lo prometido y manejan toda una panoplia de excusas para hacerlo.

Vuelvo a decirlo no hay motivo para que os preocupéis. Al menos por lo que os dicen que tenéis que preocuparos, especialmente a los que no vivís en Cataluña. Pero no os equivoquéis los que vivís en Cataluña y tenéis hoy la oportunidad y el derecho de votar, no os estoy diciendo que no votéis. Todo lo contrario. Lo que os estoy diciendo es que lo hagáis consciente y sosegadamente. Si es posible, mejor que con el corazón, con el cerebro. Y, luego, a esperar. Ya veréis como mañana también amanece y tendrás que ir al trabajo, a buscarlo, a clase, al médico, a la compra para la que no te llega, y todo eso que parece no importarle a los candidatos.

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*