Muy tarde, por Javier Astasio

 
 
Hoy, que acaba de conocerse que la cifra de paro registrado en abril ha sido algo más benévola con los españoles, toca reflexionar sobre los últimos movimientos del Gobierno, el PSOE, y el rey en torno a la espantosa cifra de seis millones doscientos mil parados arrojada unos días antes por la EPA, la encuesta de población activa, dato mucho más fiable y más alto que el refleja la cifra de quien acude a buscar trabajo a las oficinas de empleo.
Al margen de que los destellos del dato conocido hoy son sólo eso, reflejos de las contrataciones surgidas en torno a la semana santa, y de que el empleo creado es de mucha peor calidad que el que se ha venido destruyendo en los últimos meses, con una mayor temporalidad, salarios notoriamente más bajos y un preocupante incremento del autoempleo de los autónomos que se subcontratan o se establecen por su cuenta, invirtiendo indemnizaciones y subsidios y asumiendo el pago de su propia seguridad social, en peores condiciones que las perdidas... aparte de eso  poco más hay que decir de unas cifras que apenas dejan paso a la esperanza.
Sobre lo que sí cabe hablar es sobre los últimos movimientos de partidos, sindicatos, empresarios y el propio rey. Y lo que se puede decir es que llegan tarde, muy tarde, y que cabría preguntarse si en realidad responden al pavoroso dato de la EPA o, por el contrario, lo hacen a los no menos pavorosos, para ellos, datos que proporciona la última encuesta del CIS, con el desplome continuado del PP, que no acaba de tocar fondo en su descrédito, un PSOE estancado en su suelo electoral, unos sindicatos cada vez peor vistos por quienes no tienen trabajo y en monarca cuya imagen se ha venido abajo en el último año y que está consumiendo vertiginosamente el crédito ganado durante la transición.
Si ha sido la EPA de los seis millones doscientos mil parados la que les ha llevado a moverse, que pueden pensar quienes llevan meses, si no años, sin empleo o quienes no lo han tenido nunca. Se deben sentir como el turista un millón novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve de la canción, sin ramo de flores ni atenciones, cuando su historia es igual que la del que se lleva la gloria, el ramo de flores y las atenciones.
Por qué el gobierno se plantea hacer algo con esta cifra y no lo ha hecho con cinco millones. Por qué convoca ahora a empresarios y sindicatos para buscar soluciones, cuando está claro que el peor de los instrumentos de destrucción de empleo en los últimos meses, su reforma laboral fue aprobada con el mayor de los desprecios a los sindicatos y al dictado de la patronal que han presidido y presiden, entre otros, personajes como Gerardo Díaz Ferrán, Juan Rossell o Arturo Fernández.
Por qué el PSOE sale a la luz ahora, después de tantos meses de lamerse las heridas y de enredarse en cuestiones "de papel", frente a la tragedia cotidiana de centenares de miles de familias españolas. Por qué esperó a que los desahuciados se colgasen de las vigas o saltasen por las ventanas para escoger el lado correcto en el asunto de las hipotecas. Su plan, que pretende evitar los despidos y el cierre de empresas por razones económicas, incluye rebajas de salarios y jornadas y que empresario y gobierno se hagan cargo de pagarles, mediante un fondo que a saber de dónde y a que coste saldrá. Parece mentira que el PSOE no sepa la facilidad con que los empresarios se acostumbran a lo bueno y dejan de nadar cogidos al salvavidas. Y, por si fuera poco, acaso no han caído en la cuenta de que están reinventando el mini job.
Por qué el rey sale ahora a la palestra ¿No será que los asuntos de su hija Cristina y su marido le están alejando de la gente y la monarquía ha dejado de ser un valor seguro, como refleja la última encuesta, esta por fin con preguntas sobre rey, del CIS?
En cualquier caso, datos y gestos, de unos y otros, aparecen demasiado próximos en el tiempo y llegan tarde, muy tarde.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*