Muchas maneras de morir, por Laura Pérez Gómez (@requenayaccion)


A propósito de: 

Nosotros no nos mataremos con pistolas

Texto y dirección de Víctor Sánchez.

Me lanzo, venga, a hacer una crítica (u lo que salga) de una obra de teatro que vi recientemente en el Teatro Talia, en Valencia.
Hacia mucho que no iba al teatro (lo mas cercano ultimamente a este arte que he estado a sido en micro-obras, que también es teatro), y he salido encantada de esta obra.
Es fresca, divertidísima, juvenil y actual... ¡Ah!, y valenciana, lo cual hace que me guste todavía más.

Bueno, esto por ahora tiene poco de crítica y más de opinión, pero bueno, para eso este blog es mío.

Bajo la dirección de  Víctor Sánchez, estos cinco jovenes actores se meten en la piel de una generación (la mía, y la de ellos seguramente); una generación desencantada, luchadora, (dicen), sin futuro. Un texto realista, unas situaciones cotidianas, que reflejan lo que ocurre muchos veranos en casas de pueblo, en esas "reuniones de amigos" que se acercan o pasan los treinta. Esos amigos que no ves mucho, por trabajo, por distancia, por falta de tiempo, o simplemente porque se esconden. De todas esas excusas hay un poco en cada uno de estos cinco amigos. Han madurado -o eso creen, porque pronto demuestran que están más jovenes que cuanto tenían veinte-, tienen responsabilidades, problemas, dudas. Lo lógico cuando te haces mayor y eres "adulto", pero claro, ellos no se esperaban lo que les venía encima. Fracasos profesionales y personales, que no son más que manchas en un especiente que debe ser impecable de cara a la sociedad, y de cara tambien a los amigos, a los que demostrarles flaqueza y contarles la triste verdad resulta imposible de sorportar. 
Ellos no se matarán con pistolas, pero lo hacen con palabras; reproches que hacen daño, recuerdos que hacen llorar. Lo que prentende ser una tranquila comida entre viejos amigos, en un pueblo en fiestas en pleno verano, se convierte en una batalla, en un campo de tiro para los insultos. Ríen, lloran, gritan, se abrazan, beben, se besan; la amistad es eso, básicamente. 
Representan a los jovenes treintañeros de hoy en día, tal cual. La  mística embarazada de un antiguo novio que la conquistó allá por tierras latinoamericanas; el infeliz casado con trabajo precario, enamorado de una persona que no es su mujer; la empresaria triunfadora pero amargada; el escritor frustrado y en la ruina; y por ultimo la que les reune a todos, que bajo su aspecto débil esconde mucha rabia en su interior.

Víctor Sánchez nos ofrece esta obra cargada de sátira y humor, con unas brillantes interpretaciones por parte de todo el elenco (no me dejo ni uno, oiga), y derrocha simpatía por todos lados. Quiere que nos riamos de las desgracias (¿ajenas?), con ellos, de ellos, ¡que más da! Son divertidos, son infelices, pero se lo pasan pipa en su fiesta improvisada que se alarga hasta el dia siguiente. Como en los viejos tiempos. 
De esas reuniones que guardas un recuerdos agridulce, de las que sales con resaca pero una gran sonrisa en la cara. Tal cual como sales de ver esta obra.




Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*