Mourinho no tiene defensa, por Alberto Martín (@dycturf)

.

Bromeaba el pasado sábado en la grada del Bernabéu, con lo poco conveniente de los partidos ante Bayern y Barcelona. “A ver si hay huelga de Iberia y nos ahorramos el viaje” , le dije a mi hijo mientras el Real Madrid sufría de lo lindo para darle la vuelta al partido frente al Sporting de Clemente.

No sé si es la ansiedad, si el equipo está nervioso ante los acontecimientos que le esperan, si el depósito de gasolina se ha acabado hace tiempo, si Mourinho ya no motiva a sus jugadores porque saben que puede abandonar el barco, si es que simplemente hay canguelo o si hay para lo que hay. Lo que sí puedo asegurar es que el Real Madrid afronta su semana más importante del año cuando su fútbol da para muy, muy poco.

Mourinho descubrió, no obstante, que sin Xavi Alonso es muy difícil que el Real Madrid construya juego, que Callejón no está para suplir de inicio a Benzema o que Sahin y Khedira juntos son más lentos que un paso de Semana Santa. Todos ellos tienen sustitutos, porque la vuelta del guipuzcoano permitirá que Ozil despierte (o sino que Kakà justifique porque sigue en el Madrid) y claro está que Benzema debe ser el compañero de baile de Cristiano en ataque sí o sí. E incluso Di Maria, el único capaz de abrir el campo cuando el rival defienda con ocho hombres atrincherados en su área. Esto lo tiene el equipo, pero donde no hay más es en la línea defensiva y es ahí donde radica un serio problema, que hasta ahora tapan la enjundia de los rivales y la bestialidad de CR.

José Mourinho, el hombre que puede pasar a la Historia por superar el record de goles de una Liga (que todavía no ha ganado), ha llegado con un problema muy serio donde en teoría sus argumentos son más sólidos, porque ha sido incapaz de armar al equipo en defensa. Karanka lo decía el otro día en rueda de prensa en modo de elogio. Recordaba la fama del portugués como entrenador defensivo y decía que para tener ese 'sanbenito' detrás no esta mal haber hecho  107 goles. Tenía razón. Lo que se le olvidó es que el equipo no está bien atrás y que tanto Bayern como Barcelona le pueden sacar los colores. Y me temo que ocurrirá.

El Real Madrid ha llegado sin gasolina a este final de temporada y es ahora cuando más necesita su armazón defensivo que, hoy por hoy, resulta muy franqueable. Y es que el contagio del ‘efecto Pepe´ tiene irreconocible a Arbeloa. Son dos jugadores, uno de por sí, y otro ‘de por no’, actualmente desequilibrados. Arbeloa se encuentra en proceso de ‘aPepetización’ y es difícil encontrar aquel jugador que llegó a ser campeón del Mundo. Así las cosas y con Sergio Ramos, que tampoco es la tranquilidad hecha futbolista, como único baluarte defensivo, el equipo no puede permitirse el lujo de tener a Marcelo como el alegre lateral izquierdo más preocupado de atacar que de cubrir al jugador que suba por su banda (Robben y Messi le aguardan). No sé porque me da que para ambos partidos Coentrao puede tener su oportunidad y está por ver si lo hará con o sin Marcelo en el once. Apuesto por la segunda opción. Aún así creo que el talón de Aquiles del Real Madrid para esta semana decisiva es su línea defensiva y haría bien en plantear los partidos con valentía porque como sea cobardica me temo lo peor

1 Comment

  1. Mucha gente ha tildado desde siempre a los equipos de Mourinho como defensivos, cuando por un lado él lo que ha hecho es exprimir al máximo la capacidad de sus hombres y adaptarse a los rivales. Ha sido defensivo en algunos partidos puntuales, pero su trayectoria indica absolutamente lo contrario, y no me refiero solo a sus campañas en el Real Madrid.

    Sahin está lento por estar falto de ritmo, pero es un gran jugador. Lo ideal sería que con el tiempo le arrebatase la plaza a Khedira para formar un eje dominador y con multitud de recursos con Xabi Alonso.

    Los contrarios también juegan. El Madrid no está todo lo fino que estaba hace un par de meses, pero no es lo mismo jugar ante un Atlético de Madrid o una Real Sociedad que salen a por tí que ante un Sporting cuya premisa principal era defender el empate inicial con uñas y dientes. 

    Tampoco es la misma motivación para todos los partidos. Por ello yo sí creo en el equipo ante los envites que se vienen. Será más sencillo contra un Bayern flojo en defensa, al que el Borussia Dortmund ha desnudado sus carencias demostrando como hay que jugarles (al menos así fue claramente durante el primer tiempo) y cuyo punto débil es la defensa. Además, Scweinsteiger no está en plena forma, por lo que el mayor peligro para el Madrid será frenar las internadas de Robben-Ribery para que no surtan de balones a Mario Gómez. Ojo con la llegada desde atrás de Thomas Müller, un jugadorazo pese a que no está cumpliendo su mejor temporada.

    Respecto al Barça podría escribirse un tratado. Sin embargo las dos últimas veces que el Real Madrid los ha visitando (3-2 en la Supercopa, 2-2 en la Copa) ha jugado de frente y mereciendo muchísimo más de lo que finalmente obtuvo, especialmente en la Copa.

    Saludos, y más optimismo!!!

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*