Mientras Michelle y Barack se abrazaban…, por Gabriel Merino

http://amimeobligaron.blogspot.es/img/barmic.jpg

... Colorado aprobaba el uso terapéutico de la marihuana. Y dos estados norteamericanos aprobaban –sin necesidad de estar discutiendo la nomenclatura siete años en un tribunal- el matrimonio homosexual. Y mientras, aquí se sabía que en vez de los 7.000 declarados entraron 23.000 en la fiesta de Halloween del Madrid Arena.  Y que el organizador de la fiesta había contratado a ultras para que vigilaran las entradas del recinto. Y El Pais se jactaba en portada de salir a la calle con sus trabajadores en huelga. Y La Gaceta decía que le llamarán matrimonio, pero que para ellos no lo es. Como para el ministro del Interior, lo cual es bastante mas grave que que lo diga La Gaceta que, al fin y al cabo, es lo que es.

 

Y se anunciaba la privatización del hospital Infanta Leonor, ese que Espe pagó con el dinero de todos para inaugurarlo hace unos años en plena campaña. Y se sabía que la abuelita funcionaria de Turespaña está en contra de Botella -¡que caiga quien caiga!- y de Rajoy, porque le parece muy bien que se cobre un euro por receta.  Mentir, mentimos todos, dice la abuelita, que colocó a su secretaria personal de consejera de administración de Bankia. No importa: como luego los consejeros no necesitan saber si hay déficit o superávit, pues como si hubiese colocado a su hijo.

 

Mientras Michelle y Barack se abrazaban, un millonario llamado Trump que había puesto una pasta gansa para la campaña de su oponente mormón aseguraba que en Estados Unidos no hay democracia. Y Rajoy se juntaba con Cayo Lara para hablar de desahucios y de dación en pago, porque entre ellos no hablan de matrimonio. Y a la oposición del PSOE se le ocurría que  después de negarse cuando eran gobierno, ahora podían presionar pidiendo la dación para dejar de putear a los desahuciados. Y que si se tiene que ir Rubalcaba porque está quemado, pues por qué no elegir a Bono para sustituirle.

 

Mientras Michelle y Barack se abrazaban, Mourinho seguía siendo un borde. Y Artur Más preparaba un discurso en Bruselas al que no iba  a asistir ni el tato. Y Pujol decía que los españoles somos de natural arrogantes. Y los del 15-M te enseñaban cómo evitar en adelante pagar el euro del repago. Y Sostres… bueno, mejor ni repito lo que decía Sostres.

 

En fin, que insistiendo en que no me creo esa vieja rivalidad entre el asno y el elefante, pues… ¡que me encanta que la gente se abrace!

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*