Mi teoría sobre Gürtel, por Javier Astasio

No sé si a vosotros os ocurre lo que a mí. El caso es que ayer, al leer los titulares atribuyendo al juez Ruz, el que instruye el sumario por los  papeles de Bárcenas, el convencimiento de que el extesorero metía la mano en la Caja B del PP, me sentí un poco gilipollas. 
¿Estamos hablando del mismo asunto? ¿Estamos hablando de un señor al que s ele han encontrado cuentas millonarias en varios países, cuantas a las que también accedían otros señores que ¡oh casualidad! ocuparon el mismo cargo que él ocupaba en el partido cuando le pillaron? ¿Estamos hablando de un señor al que el PP mantuvo, primero en el Senado y luego con un sueldo de ministro en el propio PP, mientras comenzaban a soltar pestes de él? ¿Estamos hablando de quien tiene a buen recaudo los papeles que pondrían boca arriba la sucia trama de financiación ilegal del partido? ¿Estamos hablando de que tiene todo el tiempo del mundo y de que puede llegar a tener mucho más para, desde su celda, reclamar la compañía en Soto del Real de muchos de sus excompañeros en la dirección del PP?
Somos las ruinas de un país en el que las elecciones de los últimos años se han ganado a golpe de talonario y promesa de obras públicas y en el que los talonarios se recargaban con los sobrecostes y las comisiones por la adjudicación de todas esas obras públicas.  Un país en el que los partidos de gobierno, a nivel nacional y autonómico, se han corrompido, enredados en la maquinaria de financiación ilegal que ellos mismos habían  creado para hacer frente a sus costosas campañas electorales. 
O es que acaso pensábamos que los polideportivos y las plazas de toros se llenaban gratis, que las comidas con la militancia, que los autobuses que llevaban a la militancia son gratis, que las banderitas son gratis, que las pancartas y los escenarios para los mítines, con atriles, forillos, tarimas y demás, los regalaban. Claro que no, aunque en el caso del Partido Popular había una especie de Papá Noel que, con sus enanos bigotudos, lo dejaba todo a mejor precio,  además de traer en el saco algún bolso, algún traje o algún peluco para las figuras.
Lo curioso es que el juez haga conjeturas sobre lo que el extesorero haya podido distraer de la caja B del Partido Popular y nadie haya abierto una causa contra el PP por llevar una doble contabilidad. Tendrían que explicármelo, porque yo solo no soy capaz de entenderlo ¿Cómo es eso? Tan incomprensible como sería acusar a alguien de robar de un cadáver el cuchillo con que lo apuñalaron sin preocuparse de quién ni por qué lo apuñalo. Da la impresión de que los jueces, y a la vista de lo que les pasa a algunos de ellos parece claro, siguen la consigna de las madres antiguas que decían aquello de "hijo mío, tú no te signifiques".
Parece que nadie quiere ver lo que resulta evidente que no es otra cosa que la de que los partidos políticos, ellos sí, han vivido por encima de sus posibilidades, manteniendo unas estructuras dignas de un ministerio, con centenares de empleados, pagando y pagándose unos sueldos de "las mil y una noches", costeando viajes y regalos para la prensa, manteniendo asimismo toda una cuadra de opinadores incondicionales... en fin. Y ya se sabe que cuando el dinero es vergonzante, cuando nadie puede reclamarlo, porque es ilícito, se convierte en vulnerable, Porque quien corta un traje saca también para un chaleco y quien organiza los viajes de toda una campaña, se las apaña para sacar un crucero o unas vacaciones en el Caribe o donde sea, para sí o para un amigo.
Lo malo es quien hizo todo eso tuvo y tiene poder como para andar tocándoles las narices a los policías de encargados de investigarlo. En fin señor Ruz. Lo que quiero decirle es que si es relevante y tiene indicios para probarlo, más relevante es para este país que existe esa caja B y que lo importante es que se proceda de una vez contra quienes sean responsables de que exista. Es mi teoría sobre Gürtel, una teoría que me lleva al borde de la depresión, porque no me cabe en la cabeza que lo que yo veo no lo vean los demás. Sobre todo, que no lo vea un PSOE tan necesitado de revulsivos. Pero, claro, a lo peor no se mueve porque también tiene mucho que callar. 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*