¡Mi hijo tiene cambios de humor!, por @MilagroMendoza

Un día te percataste que tu hijo te rebasó en estatura. ¿paso de tu hombro?. ¿Cuando?

¿te estiraron en la noche? .

Aunque jocosamente, en tu interior, preguntas ¿ qué paso con mi niño?. Si hace poco era un infante..

Pues, tu hijo ya es adolescente.

De la adolescencia se dice mucho y se conoce poco. Los padres, repiten, sin detenerse a pensar: es la época de crisis. Hum pero además suelen olvidar esa etapa en su vida. Y cuando recuerdan, dejan en el tintero que en su época: algunos de ellos no tenían acceso a la internet,  ni los teléfonos inteligentes y menos aún, un aumento en la violencia.

¡Si eres torpe! ¿Por qué se te cae todo?

¿tienes mantequilla (grasa) en las manos?

Suele escuchar el adolescente, cuando al intentar alcanzar un objeto y se le cae. Pasa, no una ni dos, sino varias veces. Choca con la puerta, en especial, si es alto. En esta etapa, los adolescentes, suelen sentirse frustrados, torpes, sin comprender qué les pasa. Y decepcionados cuando reciben críticas y comentarios sarcásticos de los adultos, Así se erosiona su valía. Sintiéndose torpe al no tener control de su cuerpo.

Lo que no percibe el adolescente, es que su cuerpo infantil en esta etapa de su desarrollo, manifestará estirones repentinos. Este crecimiento no va a la par con la percepción de su cuerpo. Transcurrirá un tiempo hasta que se adapte a su nueva estatura, lo que incluye brazos, piernas y en especial, los pies. Ya el número de calzado es otro.

Sin embargo, los cambios también incluyen su humor. La adolescencia se caracteriza por un cambio repentino de  emociones, de forma tal, que a manera jocosa, se ha vuelto moda entre los adolescentes etiquetarse de bipolar. Sin tener, por supuesto, la clara concepción del término, salvo el cambio de humor.

Ya el adolescente da más preferencia a escuchar música, compartir con amigos, e incluso confiar más en otras personas, en especial al creer que no serán comprendidos por sus padres. En ocasiones, estos temores no son infundados, dada la capacidad de los padres a olvidar esta etapa en sus vidas. Y aumentar las críticas sobre su conducta.

Por ello es importante, mantener las lineas de comunicaciòn abiertas. ¿notaron que coloque en negrilla la palabra todo?

Padres: ¿en realidad todo se le cae? Esta es una generalizaciòn que comienza a corroer al joven.

Muchas veces los jóvenes se encierran en sus dormitorios ante la imposibilidad de ser escuchados. Pregunta, no supongas. Escucha, no juzgues. Te sorprenderá comprobar que tu juicio previo es equivocado.

Pregunta, pero no interrogues. Que tu objetivo sea comprender y conocer a tus adolescentes. No condenar.

Si tienes otros hijos, no los compares. Cada uno es diferente, aunque fueran educados por los mismos padres. Nada es más destructivo que la comparaciòn.

Ante todo, recuerda, ya no es la misma niña o niño que fue un par de años atrás. Pero tampoco es un adulto. Si tu careces de respuestas, ellos también.

En esta etapa buscan su identidad, por lo que esperan ser aceptados por sus pares.

Si te abruma los cambios en la adolescencia que experimentan tus hijos, busca ayuda profesional, pero antes: recuerda cómo te sentías en esa época. En el próximo post: la sexualidad en la adolescencia.

Autora
Milagro Mendoza
 email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*