Memorias de una becaria 8/365, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

Se dice que lo que importa es cómo acabas el día, no como lo empiezas. El mío ha empezado mal, sobre todo porque tenía un fuerte dolor de cabeza que no me dejaba ni abrir los ojos, amén de otras desgracias. He sido una completa inútil todo el día. Pero al final, tras mucho esfuerzo y empeño, he hecho un articulito sobre los abogados de oficio, que por fin han recibido el dinero que la Comunidad de Madrid les debía. También me han llegado un par de historias que voy a seguir porque podrían ser interesantes: en breve volveré a la calle. Hoy ha sido el día de hincharse a infusiones: menudo invento es la tetera eléctrica. Hoy ha sido el día de la comprensión, y aunque no he salido a la calle a reportajear, ha sido un día de pensar cuánto me gusta lo que hago. Hasta en el peor de los días me arranca sonrisas. Supongo que cuando lleve más tiempo, despotricaré mucho más, pero hoy no toca. Y ahora, recogimiento. Lo que importa es cómo acabas el día, y con quién.

Cómo. Y con quién.

Cómo. Y con quién.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*