Memorias de una becaria 7/365, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

Hoy ha sido el día que viví en el Metro. Llego pronto, salgo pronto. Se da bien el día, firmo una nota sobre teatro que irá en papel también. Las 3 llegan rápido y el día es perfecto: hace sol, como en un italiano y mentalmente me preparo para un siestorro que compense el madrugón de la mañana. Y cuando estoy a solo unos minutos de mi casa, de mi cama… suena el teléfono una, dos, tres y hasta cuatro veces. Suenan los mensajes y el whatsapp, se activan todas las alarmas. ¿Se ha estrellado un avión en plena Gran Vía? No, es que uno de nuestros jefes supremos ha convocado una reunión por la tarde y no hay más remedio que ir. Así que me toca darme media vuelta y ponerme de nuevo en marcha, activarme. Y decir adiós a mi siesta, entre lágrimas. La cita bien, gracias. Gajes del oficio. El camino, aburrido. Al menos me di un homenaje en las rebajas. Y en total, hoy he pasado alrededor de 4 horas en el metro de Madrid, entre idas y venidas. Qué bien…

IMG_0082

Hoy he vivido en un vagón tal que así…

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*