Memorias de una becaria 4/365, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

Hoy ha sido el día de conocer otro lugar inaccesible para mi si no fuera porque soy periodista. El día de charlar con Diego Guerrero, el chef del Club Allard, sobre platos de cuchara. He visto una cocina sofisticadísima donde el personal cortaba, pelaba, cocinaba y enredaba al ritmo de los Maiden. El comedor del restaurante no defrauda: sencillez sin cutrerío. Luminoso, impecable. Cuando tenga dinero iré a probar ese menú de 14 platos tan curioso que tienen. También ha sido el día de abrir por primera vez el editor y ponerse a escribir. De enfrentarse al folio en blanco, de no saber por dónde empezar, de panicar primero, excitarse después y acabar pariendo un reportaje. De salir a las tantas de la noche pero muy contenta porque al día siguiente te estrenas en el periódico. Las cervezas de viernes-noche-con-amigos han sabido aún mejor.

IMG_0036

Guerrero y sus premios

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*