Memorias de una becaria 12/365, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

Los fines de semana no puedo contar mis peripecias becariles cuando estoy librando. Tendré que pensar alguna alternativa para que esto no sea un rollo macabeo. No ha habido grandes hazañas este sábado porque la ciclogénesis nos ha mantenido en casa muy a gusto, durmiendo como una marmota después de una semana de mucho madrugar. Me dedico a hacer bola y a preparar temas para la semana que viene. No puedo con estos días muermo, tendría que haber ido a la manifestación contra el tasazo como hizo una compañera de Nacional. La pobre tuvo que trabajar pero al menos su día fue interesante. Dicen que a los becarios nos explotan la mayoría de las veces, y no digo que no, pero en ocasiones a una le compensa trabajar aunque sea sábado porque lo que toca hacer es interesante, o divertido, o importante, o todo a la vez. Qué pena que ayer me perdí la manifestación. En vez de eso, observé el temporal  a través de mi ventana. No volverá a pasar.

 

La barbacoa se quedó sola ante el peligro

La barbacoa se quedó sola ante el peligro

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*