Medellín fue más difícil que abrochar un botón rebelde, por @Lola_Hierro

Recuerdo que cuando era pequeña no quería convertirme en adulta. Ser mayor se veía muy complicado. Lo pensaba cuando tenía que atarme los cordones de las zapatillas o abrocharme unos pantalones rosas de una pana muy gruesa. Es que no había manera. Se me ponía rojo el dedo que metía Sigue leyendo →

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*