Manifestantes de lujo, por Javier Astasio


Reconozco haberme sentido indignado ante la aparición de un manifiesto en el que medio centenar de "escritores e intelectuales", yo diría más bien, y salvo alguna honrosa excepción, de "ex y resentidos", reclaman al presidente del gobierno lo último que, en una democracia, se debe reclamar a quien tiene la responsabilidad de administrar el poder: intransigencia.
El manifiesto, que pide sin ambages toda la dureza de la ley contra el presidente Mas, sin descartar que se pida prisión para él, supongo, lo firman medio centenar de personas, entre las que hay algunos a los que aprecio y bastantes a los que respeto, aunque algunos hay que me merecen sentimientos contrarios, me ha molestado sobremanera, porque no recuerdo que ninguno de estos viriatos de la intelectualidad hayan dicho lo más mínimo ante leyes injustas que perjudican seriamente la salud y la felicidad de los españoles, porque no he visto su firma al pie de ningún manifiesto contra la reforma laboral, la ley de tasas judiciales, los recortes en sanidad y enseñanza, el abandono de la ciencia, los desahucios o el rescate de la banca tramposa de la que alguno de los firmantes habrá cobrado en publicaciones y bolos, a costa del hundimiento de la clase media española y la marginación de los más débiles. 
Tampoco recuerdo, ojalá esté equivocado, la firma de Albert Boadella al pie de cualquiera de las peticiones y protestas que han circulado en contra del IVA del 21% que, eso sí, tan seriamente amenaza la cultura en este país. Pero, claro, entiendo que tal cosa sería incómoda, siendo como es el director de los Teatros del Canal, por designación directa de su amiga Esperanza Aguirre.
Pero,  indignándome todo lo anterior como me indigna, lo que más me solivianta es que hayan escogido la escalinata del Congreso para hacerse la foto de familia que todo manifiesto bien publicitado requiere. Y me solivianta porque no hace tanto y durante semanas ese escenario, recinto sagrado de la soberanía popular, estuvo cercado para que la gente que reclamaba “democracia real ya” no pudiese llegar a sus puertas. Me indigna también, porque los manifestantes heridos, detenidos, identificados y multados fueron bastantes menos que ellos, pero, claro, sin obra publicada ni pensamiento digno de apadrinar nada, aunque quienes suscribieron aquellas convocatorias consiguieron más de cuatro millones de votos en las últimas elecciones. 
Creo, y lo digo una vez más, que la tensión generada a propósito de las legítimas aspiraciones del pueblo catalán esconde una partida de ajedrez en la que lo que menos importa son los peones que puedan caer en ella, porque quienes manejan las piezas, Mas y Rajoy, la utilizan como señuelo para atraer hacia sí el voto de quienes ven en España y Cataluña una amenaza o un enemigo que yo, sinceramente, nunca he visto.
No sé, pues. a qué viene ahora, en medio de esta ola de calor, a lo peor es consecuencia de ella, este manifiesto conminatorio, No sé por qué, ahora que uno y otro, Más y Rajoy, parecen haber dejado de jugar al gato y el ratón, los listos de la clase deciden "prohibir" al presidente negociar. Debe ser porque, como buenos españoles, prefieren que esto acabe en estropicio, por la tremenda. Yo, que no sé si acertada o equivocadamente he preferido siempre la palabra a los golpes, especialmente a los de estado, creo que en este país cabemos todos y que podemos arreglárnoslas para que así sea, entre otras cosas, porque no creo en los nacionalismos y micho menos en el español, quizá porque prefiero el país al territorio y las gentes a las banderas y porque no creo en los nabifestantes de lujo y porque quizá, como el poeta mexicano José Emilio Pacheco, soy reo de alta traición.

Alta traición
(José Emilio Pacheco)

No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
     es inasible.
Pero (aunque suene mal)
     daría la vida
por diez lugares suyos,
     cierta gente,
puertos, bosques de pinos,
     fortalezas,
una ciudad deshecha,
     gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
     montañas
-y tres o cuatro ríos.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*