Mamá, quiero ser banquero... o político corrupto, por Javier Astasio

"Ay, mamá, quiero ser artista" cantaba Concha Velasco en la revista que hizo popular junto a Paco Valladares. Hoy el sueño de una "jovencita" de provincias sería muy distinto, porque después de haber llegado a creer que podía ser la reina del baile o, de la noche a la mañana, cantante super ventas, se conformaría con un puesto de "cajera reponedora" en cualquier cadena de supermercados.
Si fuese lista, trataría de hacer lo posible para ser banquero. Pero, si no fuese posible entrar en esa casta, debería intentar entra en política. Pero no en un partido de esos que quieren cambiar este mundo injusto,no. Debería intentarlo en uno de esos que defienden las cosas de papa y de mamá, las cosas de toda la vida. Y, una vez dentro, arrimarse al que lleva las cuentas. Es como lo de subirse a un escenario, pero más seguro, porque si al delos fajos y las "cajas B" le pillan, tendrá buenos abogados que retrasaran el proceso hasta el infinito, tendrán un juicio justo y, si hace falta, un indulto, mientras a quienes hayan tenido la desfachatez de hurgar en sus cuentas, policías e inspectores de Hacienda se les mandará al pasillo, de cara a la pared, como ya han hecho con los que se ocuparon de la trama Gürtel, Jorge Fernández Díaz y Cristóbal Montoro.
Ayer me escandalizaba al saber que los bancos españoles compraron importantes cantidades de dinero liberadas por el BCE a un interés bajísimo -se hablaba del 1%- y que, casi al mismo tiempo, se disponían a adelantar al Estado el dinero que debe a sus proveedores, cobrando, eso sí,cerca de un 9% de lo adelantado por tan generosa disposición. Es más fácil, más seguro y se corren menos riesgos que en un "arriba las manos", así que va a ser verdad lo que dicen Manuela Forajida y otros muchos seguidores del15-M, eso de es más delito fundar un banco que atracarlo.
Pasa lo mismo con la entrega de las viviendas para saldarlas hipotecas, eso del "pago por dación". Al final, el banco no pierde el dinero, a mi modo de ver, estafado al cliente, nadie con buenasintenciones le vendería una bicicleta a alguien sin piernas, porque ese dinero se le compensará al banco en desgravaciones fiscales. Eso por no hablar de los sueldazos y bonos que cobran los dirigentes de los bancos que han ido dejando la economía de los españoles llena de costurones.
Y qué decir de las empresas del IBEX que, al final, apenas cotizan un diez por ciento de sus enormes beneficios, conseguidos, las más delas veces, a base de especulación, EREs y cosas parecidas, en tanto que a quienes viven de una nómina, por pequeña que sea, le retienen todos los meses20, el 24 o el 33%.
Os preguntaréis por qué pasa esto y por qué, hasta ahora, la calle no ha comenzado a incendiarse. Quizá porque en este negocio, como dice unamigo, los que nos freímos estamos en el fondo de la sartén y, los que nos fríen, en el mango. Y cuando digo "los que nos fríen" me refiero también a quienes, desde los medios de comunicación, dicen defendernos.
Hace dos días, mientras en la tertulia de "Hoy por Hoy", en la Cadena SER, se comentaba la promesa del candidato socialista francés, François Hollande, de establecer una tarifa del 75% para quienes ganen más de un millón de euros al año, si llega a la presidencia francesa, todos se mostraron, por activa o por pasiva, más o menos de acuerdo, salvo Carles Francino, al que le pareció muy drástico. ¿Queréis saber por qué? Muy fácil:porque él los gana.
Puedes leer más entradas de "A medialuz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/