Luz y taquígrafos, por Javier Astasio

Al PP, al igual que a CiU, le gustaría sufrir, que sufriésemos, en silencio, como si de unas rebeldes hemorroides se tratase, la corrupción. Lo tienen muy claro como claro lo dejó el propio Rajoy en Sitges, cuando este fin de semana, atribuyó su hostia electoral, quién sabe si "hundimiento", a la corrupción, pero, sobre todo, al martilleo incesante de los medios al informar sobre ella.
Quizá por ello, los populares y los catalanes de CiU se pusieron de acuerdo ayer en el Congreso para aliviar a los corruptos y a otros presuntos delincuentes la llamada "pena de telediario", esa que sufre todo aquel que, como Rato, es sacado de su domicilio en medio de agentes, previa convocatoria a la prensa, o acude a los juzgados con fecha y hora prefijadas. Se pusieron de acuerdo para prohibir la toma de esas imágenes que, desde hace unos meses ocupan las portadas de la prensa y los telediarios. Uno y otro partido se comportaron con su decisión como esos jinetes, los picadores, por ejemplo, que tapan limitan la visión de sus caballerías, no para evitar que se asusten, sino para que, en medio del susto, den con los huesos del que las monta en tierra.
Al PP y también a CiU les preocupa menos la corrupción que el ruido que provoca o el efecto que ese ruido provoca en la ciudadanía. Al PP, está claro, no le preocupa que unos cuantos de sus consejeros en Madrid, Valencia, Murcia, Baleares o Castilla y León, estén imputados, Si no, creo yo, no estarían en sus cargos o formarían parte de sus listas electorales. Lo que les preocupa es que quienes se han quedado sin vivienda, sin trabajo o sin futuro relacionen el saqueo pertinaz de lo público, los abusos, las corruptelas y los contratos "de favor" que se firman con los amigos y padrinos del gobierno, con quienes aparecen una y otra vez en tertulias y telediarios, entrando y saliendo de los juzgados.
Yo mismo podría decir que no es justo someter a quienes aún no han sido condenados a humillarse ante los flashes y las cámaras cada vez que acuden, y son muchas, a un juzgado. Sin embargo, esto que tanto preocupa ahora al PP y a CiU, ni es nuevo ni es exclusivo de la política, porque la "pena de telediario" la sufren cuantos rengan la desgracia de aparecer en una investigación o un sumario, sin que nadie ponga a salvo su presunción de inocencia o el respeto que cualquier ciudadano merece.
Podría decirlo y lo pienso, sin embargo me parece que lo de CiU y su socio en la propuesta, el PP, actúan con una cierta hipocresía, puesto que, cuando los reos de esa condena catódica han sido otros, no sólo no se han apiadado de ellos o han salido en defensa de sus derechos, sino que han jaleado el escarnio y lo han utilizado sin pudor como munición para sus adversarios.
Al PP no le gusta que  el mismo día nos enteremos de la imputación de dos consejeros en funciones de los gobiernos de Aguirre, Salvador Victoria y Lucía Figar. Como tampoco le gustara que apenas unas horas después de conocer estas últimas imputaciones, nos enteremos de que el marido de esa consejera, famosa por haber abandonado la enseñanza pública en Madrid, en favor de la privada, especialmente la confesional y especialmente la relacionada con el Opus Dei,  Carlos Aragonés, que fuera jefe de gabinete de Aznar, olvido mencionar en la declaración de actividades que todo diputado debe entregar al Consejo, pese a formar parte de la comisión de Cultura de la cámara que forma parte del consejo de administración de la editorial Rialp, ligada también al Opus Dei.
No sé por qué soy tan desconfiado, porque seguro que si el PP o hace será, como todo lo que hace, por nuestro bien. Y, si nos quita el martillo, es para que no nos machaquemos los dedos con los que hemos de votar, aunque, tal y como están las cosas y cuando la Audiencia Nacional vuelva a su sede en la acera de enfrente de Génova 13, será más rentable cavar un túnel que una uno y otro edificio, mientras tanto, luz y taquígrafos.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*