Los periodistas padecen angustia psicológica por la pandemia, por @FeSPeriodistas

coronavirus

El Sindicatos de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) anuncia que ha suscrito un convenio con la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires para ofrecer a sus afiliados un servicio profesional en el contexto del aislamiento social preventivo y las condiciones de estrés devenida por la emergencia sanitaria del COVID-19.

Esta iniciativa de los periodistas bonaerenses coincide en el tiempo con la encuesta a periodistas realizada por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo y la Universidad de Toronto sobre su trabajo, salud mental y preocupaciones en torno a la misma pandemia.

Las conclusiones del estudio señalan que este estado de emergencia sanitaria “está perjudicando la salud mental de los periodistas” y que sus empresas no les ofrecen la suficiente ayuda para superar esa situación. “Muchos reporteros luchan por hacer frente a las demandas emocionales de cubrir la pandemia”, señala el estudio

Un número significativo de periodistas que informan sobre COVID-19 muestran signos de ansiedad y depresión, según los primeros resultados de la encuesta sobre el estado actual del bienestar emocional de los periodistas. Incluso los periodistas experimentados que trabajan para organizaciones de medios grandes y bien financiadas a menudo luchan para hacer frente a las demandas de informar sobre la pandemia.

La mayoría de los encuestados, alrededor del 70%, padecen ciertos niveles de angustia psicológica y las respuestas sugieren que el 26% tiene ansiedad clínicamente significativa compatible con el diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizada, que incluye síntomas como preocupación, insomnio, falta de concentración y fatiga.

Alrededor del 11% de los encuestados informan de síntomas prominentes de estrés postraumático, que incluyen pensamientos y recuerdos intrusivos recurrentes de un evento traumático relacionado con COVID-19, un deseo de evitar recuerdos de lo sucedido y sentimientos de culpa, miedo, ira, horror y vergüenza.

Los reporteros que respondieron a la encuesta son de la sección de sociedad cuyas responsabilidades han aumentado considerablemente durante el confinamiento personal y profesional. La edad promedio de los encuestados es de 41 años; el 55% de ellos tienen hijos y el 58% son mujeres.

Según los investigadores, “los hallazgos son tan sorprendentes que creemos que es importante disminuir la presión bajo la cual están trabajando muchos periodistas para que los medios de comunicación y otros puedan considerar cómo responder a los problemas que identificamos”.

La muestra se ha centrado en periodistas experimentados, que trabajan en general en medios noticiosos establecidos, con un promedio de 18 años de experiencia, y prácticamente todos, el 99%, se consideran en buena salud física, “pero aun así las circunstancias les han afectado fuertemente. La situación bien podría ser aún peor en partes menos privilegiadas de la profesión periodística”, agregan los autores del estudio.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*