Los números del despropósito de Ignacio González con el ERE de Telemadrid, por @salvemostelema

El ERE de Telemadrid, entre otras cosas, está siendo un auténtico despropósito económico. Una “fiesta” de derroche de dinero público que están pagando a escote los madrileños para goce y beneficio de las empresas privadas del sector. Los grandes “gestores” puestos en Telemadrid por el PP, culpables de despedir injustamente a 861 buenos profesionales (y que conservan sus despachos y jugosos salarios públicos), no quieren cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que posibilita la readmisión de los despedidos.

Ellos prefieren que sean los ciudadanos quienes asuman de sus bolsillos el incremento de las indemnizaciones hasta los 45 días. El resultado es un sobrecoste este año de 21 millones de euros.

Basta comprobar cómo la partida de gastos de personal se incrementa de los 18.340.000 euros de 2014 a 39.270.000 euros en 2015.

Tampoco les gusta a nuestros “gestores” cumplir las sentencias individuales de los juzgados de lo social. 20 trabajadores han conseguido formalmente la readmisión (delegados sindicales y trabajadoras con reducciones de jornada por cuidado de hijos o licencias de maternidad).

Sólo tres de ellos están incorporados efectivamente y trabajando en Telemadrid (dos administrativos y una periodista). Para los demás readmitidos la dirección prefiere interponer recursos judiciales (que pagan los madrileños) y mandarles el sueldo a su casa sin darles trabajo en Telemadrid (hay al menos tres trabajadores que en la maraña judicial que organiza la dirección están sin trabajar y sin cobrar). Para estas readmisiones judiciales el presupuesto de Telemadrid tiene este año reservados unos 3 millones de euros.

El negocio privado de las subcontrataciones

telefonica

A todo este dinero público hay que añadir lo que gasta Telemadrid en pagar a las empresas privadas la subcontratación del trabajo que hacían los despedidos y que deberían hacer los despedidos (entre otras cosas porque saldría más barato a los ciudadanos de esta región).

La gran beneficiaria de estas “externalizaciones” es Telefónica, la multinacional en la que es directivo en excedencia y accionista José Antonio Sánchez, el ex director general que firmó el ERE de Telemadrid y actual presidente de la Corporación de Radio Televisión Española. Desde cuatro días después del ERE su filial TBS se ocupa de la producción y realización de la señal de Telemadrid, lo que ha costado al presupuesto público entre 2013 y 2014 la bonita cifra de unos 10 millones de euros. En 2015 TBS seguirá haciendo este trabajo con un contrato nuevo de otros 7.400.000 euros (4,74 millones fijos y 2,65 millones variables).

Suma y sigue. Videoreport (filial de 360 Grupo) y Factoría Plural se van a llevar este año 1.056.000 euros por realizar el trabajo de cámaras ENG para los informativos de Telemadrid. Ojo que como todos los contratos que están firmando, la duración prevista es de cuatro años.

También la multinacional japonesa Sony “pilla cacho” y se ha adjudicado el contrato del nuevo videoservidor de Telemadrid. Una jugosa operación que supone al presupuesto público un gasto de 1 millón y medio de euros al año durante cuatro años. O lo que es lo mismo, otros 6 millones de euros a cuenta del bolsillo de los madrileños. Un capricho de alguien, porque esta inversión se podría haber evitado dado que el anterior sistema seguía operativo y funcionando correctamente.

Por no hablar de los 460.000 euros al año de la externalización del servicio de mantenimiento de las instalaciones de Telemadrid; O el casi un millón de euros más para renovar la imagen de los presentadores y que salgan “guapos”, nuevas cabeceras, nuevo grafismo y nuevo decorado de informativos; o los 120.000 euros más IVA anuales para el servicio de difusión de contenidos en Internet.

¿Cuánto cuestan los programas 100% externalizados?

Y lo que no sabemos lo que cuesta. Como los programas de producción cien por cien externa que llenan la parrilla de Telemadrid, grabados en platós alquilados fuera de la Ciudad de la Imagen mientras que están cerradas y cogiendo polvo desde hace dos años todas las instalaciones y equipos propios de Telemadrid. Hablamos de programas como “Más Madrid, “Madrid Despierta”, “Aquí Madrid”, “Madrileños por el Mundo”, “Ciudadano Cake”, “Los Teletipos”, “La carrera de tu vida”, “Abran fuego”, “El encantador de setas” y tantos otros, que nos colocan productoras como Cuarzo (Ana Rosa Quintana), Boomerang (Enrique Cerezo), los ex Intereconomía, Mediapro, Veralia, Inspira Content, Zebra, etc etc y cuyo precio debe ser alto secreto porque la dirección se niega a informar al Comité de Empresa. ¡Toma transparencia!

Y se preguntarán ustedes ¿Cuánto ahorra la dirección de Telemadrid con todo esto? Pues nada. El contrato programa, es decir, la subvención directa de la Comunidad de Madrid a la cadena madrileña, es en 2015 sólo un millón menos que en 2014, y sólo dos millones menos que en 2013 (después de despedir injusta e ilegalmente con un ERE “no ajustado a derecho” a 861 trabajadores).

Pero la audiencia de la cadena ¿habrá subido, no? Pues tampoco. Telemadrid cerró 2014 a la cola de las autonómicas con un 4,2%. Punto y medio menos que el 5,7% que tenía en octubre de 2012 justo antes de las movilizaciones contra el ERE.

Un panorama desolador para los que defendemos y creemos en el servicio público de radio televisión. Por eso ahora mismo, sólo nos queda pensar (y desear) que los ciudadanos pueden cambiar este estado de cosas con su voto el próximo mes de mayo. Porque otra Telemadrid es posible y lo demostraremos. Si nos dejan.

Sección Sindical UGT Telemadrid

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*