Los medios españoles no aprueban en transparencia, por @FeSPeriodistas

FESP logo nuevo

Ninguno de los grupos de comunicación españoles es transparente a la hora de informar sobre sus políticas y prácticas de transparencia y buen gobierno orientadas a proteger su independencia y credibilidad editorial. Así lo señala el informe Primera Plana 2019, elaborado por la Fundación Compromiso y Transparencia.

Ninguno de los grupos de medios españoles ha alcanzado la calificación de transparente; entre los translúcidos, apenas cuatro: Atresmedia, Mediaset, Prisa y Vocento, entre los medios que cotizan en Bolsa.

Las cuestiones sobre la estructura de la propiedad y el funcionamiento y composición del principal órgano de gobierno, el Consejo de Administración, son las que mayor espacio y atención ocupan en el informe, por ser las que más relevancia tienen a la hora de configurar el compromiso de transparencia y son las más descuidadas por las empresas analizadas.

Los grupos no cotizados no proporcionan apenas información alguna sobre sus propietarios, no hay manera de conocer quién está detrás del control de estos grupos. En el caso de los cotizados, se conoce quiénes son sus propietarios, pues legalmente están obligados a proporcionar esa información, pero no existen mecanismos jurídicos ni procedimientos en la estructura propietaria para asegurar la idoneidad de los mismos y reforzar la independencia editorial.

Otro de los aspectos es la falta de transparencia sobre las fuentes de financiación que pueden afectar a la independencia y credibilidad de los medios. Solo el Grupo Vocento ofrece algún dato sobre los ingresos procedentes de la publicidad institucional, esa falta de esta información es especialmente grave en los medios regionales, mucho más frágiles frente a las presiones del poder político.

El informe destaca, en este sentido, las ayudas significativas que han recibido algunos medios catalanes, como el Grupo Ara o el Grupo Punt Avui, próximo a las posiciones independentistas y el riesgo que supone para su credibilidad.

La edición de este año vuelve a manifestar su preocupación por el auge de los “contenidos de marca” ya que no se aclara que son contenidos pagados o publicidad encubierta que, en todos los casos, simula ser información.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*