Los fiscales, contra la vigencia de la 'Ley Mordaza', por @FeSPeriodistas

 

La UPF dice que dificulta la libertad de expresión, información, manifestación y reunión pacífica y piden formación adecuada en tratamiento de género.

La Unión Progresista de Fiscales (UPF) ha clausurado su XXXIII Congreso, celebrado este fin de semana en Valencia bajo el lema "Hacia una Justicia con Perspectiva de Genero" con la difusión de unas conclusiones en que abordan distintas problemáticas de nuestra ciudadanía.

En lo referente a la actual vigencia de la L.O. 4/15 o “Ley Mordaza” los fiscales sostienen que sus restricciones dificultan innecesariamente la libertad de expresión, información, manifestación y reunión pacífica, y que deben ser eliminadas por injustificadas y desproporcionadas.

Asimismo, señalan “que la libertad de expresión es uno de los pilares esenciales de una democracia y el respeto que se le debe constituye un termómetro de precisión para medir la fortaleza y madurez de un Estado democrático.

Aceptan que como todos los derechos fundamentales y libertades públicas, tiene límites  para que su ejercicio  no entre en colisión con  los derechos de otros ciudadanos, en particular especialmente cuando afecte al principio de igualdad como valor superior del ordenamiento jurídico, a la dignidad de todos los seres humanos y a la prohibición absoluta de discriminación.

Pero consideran que la respuesta que desde el ordenamiento jurídico y el sistema judicial ha de estar justificada, proporcionada, teniendo presente el carácter de última ratio del derecho penal, conforme a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH)”.

Por otro lado, en concordancia con el lema de la convocatoria urgen acabar con el "techo de cristal" en la carrera fiscal de las mujeres, que representan la mayoría en todos los rangos de edad y que, pese a ello, ostentan el 35% por ciento de los cuadros directivos. La UPF considera "esencial" que todos los operadores jurídicos cuentan con formación adecuada en tratamiento de género porque, de lo contrario, "nunca se podrá dar una respuesta justa, proporcionada y adecuada para erradicar la lacra de la violencia sobre las mujeres".