Los cojones de Abidal, por @gloriajimenezz

Me vais a permitir el título del post, sufridos lectores (o esperadores, mejor).


Igual es una palabra no apta para ojos sensibles o no es políticamente correcta, pero es que me he sentado aquí para hablar de Abidal y os juro que no se me ocurre otra, por más que la busque. 
 




No encuentro otra palabra para definir algo tan grande. 
La fuerza, el pundonor, la voluntad, la lucha que ha puesto Abidal frente a una enfermedad muy hijaputa, contra su propio cuerpo, para volver a su profesión es algo que se escapa de palabras y va directamente a los cojones de Abidal, sin más. 
Hay que tenerlos como el caballo de Espartero para salir adelante y plantar cara, para ponerte a entrenar al más alto nivel deportivo después de un trasplante de hígado y de tratamientos... Después de todo lo que supone un cáncer en tu cuerpo. Cojones. O cullons, que dirán sus compañeros.





Ya volveré otro día y prometo no herir sensibilidades, pero hoy, tengo que insistir. 
Abidal tiene los cojones bien puestos.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*