Lo que queremos del Tribunal Supremo es Justicia para los despedidos de Telemadrid, por @salvemostelema

Después de varias semanas de un enloquecido carrusel de rumores, dimes y diretes sobre la sentencia en el Tribunal Supremo del ERE de Telemadrid, una filtración a la cadena SER ha puesto fecha a esta decisión tan importante para los 861 despedidos y sus familias: El 26 de marzo el Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo estudiará los recursos presentados por la Dirección de Telemadrid, que pide el “procedente”, y los sindicatos UGT, CCOO y CGT que reclaman que el ERE se declare NULO .

Y también gracias a la cadena SER (siempre nos tenemos que enterar por la prensa) sabemos que el Fiscal ha presentado un informe en el que solicita que se revalide la sentencia de no ajustado a derecho que dictó el pasado mes de marzo el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. O lo que es lo mismo, que el Supremo considere ilegales los despidos.

En ese informe del Fiscal, según publican distintos medios de comunicación, no se ve “acreditada la proporcionalidad” entre el despido del 80% de la plantilla del Ente Público Radio Televisión Madrid (EPRTVM), y la mala situación económica que la dirección alegó para justificar los despidos.

Como explicación el Fiscal destaca que a pesar de que “nadie duda de que nos hallamos ante una situación de crisis generalizada, que igualmente alcanza al EPRTVM y a sus sociedades mercantiles, el reflejo que la misma hace del despido colectivo es desproporcionado”. Además, añade que aunque es verdad que hay una deuda que viene arrastrándose desde hace años, ésta “no significa que debe ser abonada a su vencimiento, sino que puede ser refinanciada para vencimientos posteriores”. Argumentos que nos reafirman en nuestra opinión de que detrás de los despidos de Telemadrid no había razones económicas sino una pura (y dramática) purga ideológica.

De ratificarse en el Supremo el no ajustado a derecho, Telemadrid tendría dos opciones: o readmitir a los despedidos, o pagarles 45 días de indemnización en lugar de los 20 del ERE. Nosotros lo tenemos claro. No queremos más dinero (que pagarían los ciudadanos madrileños con sus impuestos y no los responsables del desaguisado) si no que queremos recuperar nuestros empleos injustamente arrebatados. Simple y llanamente queremos justicia.

Sea como sea, desde la representación sindical en Radio Televisión Madrid seguimos teniendo la mano tendida al Presidente del Gobierno de Madrid, Ignacio González, para negociar la reincorporación de todos aquellos trabajadores que quieran volver a Telemadrid y acordar un modelo que garantice la viabilidad del Ente Público Radio Televisión Madrid como servicio público.

Como dijimos durante la “negociación” del ERE y como repetimos tras la sentencia del TSJM, los trabajadores estamos dispuestos a ajustarnos estrictamente al presupuesto del EPRTVM aprobado por la Comunidad de Madrid. Es decir, hacer viable esta cadena pero recuperando nuestros puestos de trabajo.

En lugar de amenazar al tribunal Supremo con que cerrará Telemadrid si la sentencia no es de su agrado, el señor Ignacio González tiene la oportunidad de dar una salida negociada y pactada a este conflicto. Pero también debe saber el señor González, que si desprecia la firme voluntad de diálogo de los sindicatos de Radio Televisión Madrid, la lucha por nuestros trabajos y por un servicio público plural, democrático e independiente en Telemadrid seguirá el tiempo que haga falta.

Sección sindical UGT Telemadrid

Sí se puede

Una fría primavera del año 2013 los compañeros y compañeras afectados por el ERE permanecían a las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en espera, hombro con hombro, de la comunicación de la sentencia.

Como bien sabemos, el TSJM declaró el ERE de RTVM improcedente, no ajustado a derecho; y los representantes sindicales salieron enseguida a comunicárselo a los afectados que permanecían apelotonados en improvisada asamblea en la misma acera de la sede del citado tribunal. La presidenta del comité de empresa de Telemadrid tomó la palabra:

“Nosotros, de forma inmediata, vamos a pedir al gobierno regional que cambie la dirección de esta empresa (RTVM), que abra una mesa de negociación, que negociemos el reingreso de todos los trabajadores, nosotros tenemos ahora en nuestra mano el pedirles y exigirles la readmisión de los trabajadores, que ahorren dinero realmente al contribuyente. Esto es una victoria de los trabajadores, de nuestra lucha, que ha sido ejemplar, ha sido ejemplar, y tenemos que estar orgullosos…”

A viva voz, la improvisada asamblea reunida en la acera aplaudió y respondió al unísono:

“¡Queremos el trabajo, no el dinero!”, “¡Queremos el trabajo, no el dinero!”

Exactamente eso es lo que nunca han dejado de querer los trabajadores despedidos por la iniquidad de la dirección, y lo que siempre han manifestado, casi por unanimidad, en las asambleas generales formalmente convocadas: seguir adelante, apelar la nulidad del ERE ante el Tribunal Superior de Justicia, por dignidad y por los puestos de trabajo. Legítimo y claro como el agua de las montañas. Y así lo cumplió la representación sindical.

La dirección de RTVM, por su parte, apeló al TSJ solicitando que se declare el ERE ajustado a derecho. Y al cabo de unos meses, por alguna aviesa razón, comenzaron a aparecer en la prensa las primeras amenazas de cierre de RTVM, por parte del presidente de la Comunidad de Madrid, si el ERE era declarado nulo.

El pasado 12 de enero cumplió un año del inicuo ERE ejecutado por la dirección, un ERE además ideológico. Y en la manifestación de ese día, donde nos encontramos con miles de ciudadanos haciendo suya nuestra causa, al igual que nosotros hacemos nuestra las suyas, se dio un hecho importante: “la defensa lo público como crisol ciudadano”.

Un medio de comunicación público es un pilar de la democracia. Es tan importante para los ciudadanos tener una información veraz, plural y objetiva, que todos los gobiernos deberían garantizarlo. Es tan necesario para los ciudadanos como la sanidad o la educación. Debemos conseguir que los medios de comunicación públicos cumplan esos requisitos. Por eso defendemos también los puestos de trabajo, porque seguimos creyendo en una RTVM sostenible, con una plantilla ajustada al presupuesto anual; con prejubilaciones y traslados a la comunidad legalmente acordados y también permitiendo que quienes prefieran no volver cobren la indemnización a que tienen derecho. Es lo justo. Conseguir esto, hasta hoy, con el actual gobierno, ha sido imposible. Pero no será este sindicato quien se “levante de la mesa”. Esa RTVM es posible y lo seguimos procurando: “¡Esto sí es Telemadrid!

Sección sindical CCOO Telemadrid

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*