Lo público y lo privado, por José Manuel Padilla Ruiz


FOTO. Olvido Hormigos, concejala socialista de Los Yébenes (Toledo). Diario de Mallorca

José Manuel Padilla Ruiz. Periodista.

Las redes sociales cada vez tienen mayor presencia en nuestras vidas, en lo público y en lo privado. Tanto es así que en las últimas horas ha sido noticia, a nivel nacional, un polémico vídeo de la concejala socialista de la localidad toledana de Los Yébenes, Olvido Hormingos.

La polémica cinta mostraba cómo la célebre edil se masturbaba delante de una cámara. Un vídeo de un acto íntimo que ha visto la luz, bien por un desliz o bien por la mala intención, supuestamente del portero del equipo de los Yébenes, Carlos Sánchez, quien aparentemente había  difundido el vídeo. 

La concejala pensó en un primer momento en dimitir, pero tras la avalancha de apoyos en las redes sociales, reculó y al parecer ya no dimitirá de su concejalían en el Consistorio toledano.

Es llamativo que el vídeo viera la luz desde el correo de la Alcaldía, tal y como denunció la edil.

Hormigos tuvo una avalancha de apoyos desde las redes sociales con las etiquetas: #OlvidoNoDimitas o #yotambiénmemasturbo, entre otras. Tanto desde las filas socialistas como de las populares. 

Resulta cuanto menos llamativo que en un principio en este país se pida la dimisión de una señora por un vídeo de su vida privada masturbándose y no se exija la inmediata dimisiónde cargos públicos por manifestaciones de ineficiencia e ineficacia en la vida pública y política.

La feroz crítica al vídeo de Olvido Hormigos es una muestra de la incoherencia y la hipocresía social que nos afecta. Mejor haríamos en condenar actitudes públicas censurables que en criticar un vídeo de una escena de la vida privada de los personajes públicos.


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*