Llegó el final del digital 'Sevilla Directo', por @FeSPeriodistas

 

Tras seis años de entrega, las dificultades y la mala gestión terminan con un proyecto nacido de periodistas convencidos de que “otro periodismo es posible”.

El 17 de septiembre de 2012 nació el digital ‘Sevilla Directo’ que como expresaban sus trabajadores y fundadores surgía “en un difícil contexto económico y en plena crisis de la profesión, y lo hace con el convencimiento de que otro periodismo es posible. Por ello, Sevilla Directo es un medio gestionado por periodistas y trabaja a pie de calle, en los barrios de los once distritos de la ciudad.”

Seis años después aquel proyecto, que se veía ilusionante, ha tocado a su fin. Los propios trabajadores, por medio de un comunicado, han anunciado el cese de la actividad del diario.

Señalan como principales causas de este final los “continuos impagos de salarios, vulneración de derechos laborales y la extrema precarización de recursos”, de lo que culpan a la gestión errática la editora Nueva Comunicación Local; propiedad del director del medio, Antonio Silva de Pablos.

Los adeudos que señalan también alcanzan el “Impago de nuestras cuotas como trabajadores en la Seguridad Social y Hacienda. Esta situación nos es notificada en junio de 2018 por la Tesorería General junto a la advertencia de baja de la Seguridad Social, es entonces cuando el empresario reconoce que estos hechos se producen desde el verano de 2017. En octubre de 2018 acumula más de cinco meses de impagos de la parte neta de nuestros salarios”.

Tras describir la difícil situación del diario señalan: “Estas circunstancias se suman a unas condiciones de trabajo marcadas por una precariedad laboral” y describen una seria de carencias de recursos profesionales e incluso de piezas elementales como la disponibilidad de local telefonía o Internet.

Los trabajadores de Sevilla Directo hemos resistido las dificultades económicas y la precariedad laboral mucho más allá de los límites habituales, hemos soportado en silencio, de largo, mucho más que en cualquiera de los conflictos laborales de los que a diario nos hacíamos eco entre nuestras noticias”.

A partir de ahora, reconocen: “quedamos sumidos en un arduo proceso judicial para reclamar nuestros derechos laborales. Denuncias ante el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (CMAC), demandas en el Juzgado de lo Social y ante la Inspección de Trabajo están siendo la dinámica para tratar de paliar en parte esta situación marcada por las irregularidades y los incumplimientos”.

 
 
 

0 Comentarios

Deja tu comentario.

 
 

Deja un comentario