Llamada a la revolución social, por Natalia Laura Méndez Villa (@Hipatalia)

2014 está llegando y todos nos marcamos retos en Nochevieja; perder peso o estudiar inglés está muy bien. ¿Pero de qué nos sirven si somos unos figurines o bilingües en un país sin futuro? Este no es un artículo más en el que arremeter contra el Gobiernos o los corruptos y descerebrados que nos gobiernan. Sino una llamada a la movilización social y un recordatorio de que la democracia (ese estado en que se supone que vivimos) nace POR Y PARA EL PUEBLO. 
Los ministros, Rajoys, Zapateros, Urdangarines y Blesas están ahí porque queremos o lo permitimos. La ley electoral española es un timo, sí, pero no podemos aceptarlo y cruzarnos de brazos. Las leyes democráticas están creadas (utópicamente hablando) para proteger y mejorar a la ciudadanía para la que fueron creadas. En el momento en el que vemos que no es así, caso de la Ley Electoras, pero como todos sabemos hay muchas, muchísimas, más, tenemos la sartén por el mango. Y es que desde que empezamos a ser ignorados de forma tan descarada, desde que las leyes no nos favorecen sino que nos atacan, desde que las fuerzas de SEGURIDAD del Estado no nos protegen sino que nos apalean en España se está instaurando la ley de la Selva, la ley del más fuerte; y con esa ley en la mano tenemos las de ganar. Porque por retrógrado y poco racional que suene SOMOS MÁS, y eso hace mucho.
Todos necesitamos momentos de ocio, cierto, pero en momentos como este nuestra prioridad debería sacar adelante un país que han hundido, que hemos hundido y que hemos dejado hundir. Si toda esa gente que se agolpa los fines de semana, sobre todo en Navidad, en Sol y calles aledañas estuvieran haciendo fuerza en las manifestaciones del Congreso, en contra del abuso político o la lucha por mantener los pocos derechos que nos han dejado otro gallo cantaría.
Los funcionarios porque a ellos no los ayuda nadie, los jubilados porque ellos ya lucharon en su momento, los estudiantes porque bastante tienen con estudiar... nadie ayuda a nadie y las cifras en muchas de las manifestaciones son irrisorias, y lo que no vemos es que el enemigo es común y con una importancia mayor que eso. Desmembrarnos no solo es su objetivo, sino también su poder. LA UNIÓN HACE LA FUERZA, porque todos llegaremos a ser jubilados, porque todos hemos sido o tendremos estudiantes en casa, porque los derechos que nos quiten nos los quitan a todos.
Llevamos en crisis, declarada, desde 2008: los índices de pobreza en España han subido hasta el 21,8%, los salarios se han reducido, las horas de una jornada laboral han aumentado, a protección social para desempleados  se ha desplomado, los servicios públicos fundamentales tienen una calidad que brilla por su ausencia, las medidas fiscales son propias de los años 50, que una mujer aborte tiene pena de cárcel ¡y mayor que la de un violador!...

¿Necesitamos más motivos para lanzarnos a la calle y echar del gobierno a estos peleles que solo buscan ovejas obedientes y sin recursos? No hablo de partidismo, no digo que la derecha sea mala, ni tampoco que lo sea la izquierda. digo que TODOS LOS POLÍTICOS Y PARTIDOS ACTUALES DEBERIAN DESAPARECER, porque unos por líderes, otros por oposición, otros por minorías...pero nadie hace nada, así que... tendremos que tomar nosotros el control.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*