Las viles razones de una guerra, por @FeSPeriodistas

El “informe Chicot” revela que la invasión de Iraq, en que nos metió Aznar, era innecesaria y que se sabía como denunció la FeSP como miembro de “No a la guerra”.

Sir John Chilcot ha presentado su informe definitivo sobre la partipación del Reino Unido en la invasión de Iraq y las responsabilidades en esa decisión del entonces primer ministro Toni Blair . El Informe Chilcot concluye que "Está claro ahora que la política sobre Irak se hizo sobre la base de un inteligencia defectuosa". En el informe “se menciona veinticuatro veces al ex presidente español José María Aznar, uno de los miembros de la conjura de Las Azores.

El actual presidente en funciones, Mariano Rajoy, que era ministro de Aznar entonces, eludió hacer declaraciones sobre el informe Chilcot y lo minimizó afirmando que "la invasión de Irak ocurrió hace 13 años"; despreciando asi sus tremendas consecuencias y disimulando su participación en ese Gobierno.

Las conclusiones del informe Chilcot coinciden en gran parte con los argumentos dados en en 2003 por la plataforma “No a la Guerra” de la cual la FeSP y todos sus sindicatos tomaron parte de forma activa y condenaron con contundencia. Una plataforma que recibió las más duras descalificaciones de parte importante de la "gran prensa" dependiente española y de los informativos de TVE dirigidos por Alfredo Urdaci.

Entre otras inexactitudes de los invasores se halla la afirmación de Aznar de que el Gobierno del presidente Saddam Hussein, poseía armas de destrucción masiva para justificar la barbaridad que se cometió. El ex ministro Federico Trillo, ha asegurado esta semana que "España no estuvo en guerra. No envió combatientes a Irak. Deliberadamente y parlamentariamente, decidió lo contrario. Enviamos un paquete de ayuda humanitaria".

Sin embargo el digital “elconfidencial.com”  informa que “Aznar y Blair decidieron elaborar una estrategia de comunicación conjunta al  fracasar los intentos para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobase una resolución a favor de la intervención en Irak. Washington estaba decidido a intervenir y tanto el político español como el británico, a seguirle. De hecho, el informe recalca cómo Blair llegó a garantizarle a Bush: Hagas lo que hagas, estaré contigo. 

En el caso de España, el compromiso era todavía mayor, ya que Aznar estaba dispuesto a seguir los pasos de los estadounidenses incluso si Reino Unido no les apoyaba. “Supongo que los españoles habrían seguido. No sé, pero Aznar estaba absolutamente convencido y estaba claramente muy, muy, muy a favor de continuar con ello", respondió a los responsables del informe el asesor de política exterior de Blair, David Manning, cuando le preguntaron acerca de qué pasaría con los otros miembros de la alianza si Reino Unido no hubiera seguido adelante.” 

El informe Chicot completo: http://www.iraqinquiry.org.uk/the-report/

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*