Las series más decepcionantes de 2018, por @MartaLobera

Sí, ha habido muchas buenas series, pero también unas cuantas que han sido un auténtico horror o no han cumplido las expectativas, por eso he decidido reunirlas en otra lista y así poder explayarme y demostrar mi rechazo o decepción ¡que empiece el salseo!

Insaciable (Netflix)

El caso de esta serie es único, porque la verdad que se veía venir desde su horrible trailer promocional que sería un truño como una catedral. Viendo el primer episodio solo pude confirmar mis sospechas y, lo peor de todo, no me quedaron ni pizca de ganas de seguir por si acaso mejora, como pasa con muchas series. Lo siento, no puedo, es como una serie mala de los 90 y ni siquiera voy a entrar en el debate sobre la gordofobia que desprende la serie, no es necesario. La serie es mala a todos los niveles, pero a los que os habéis atrevido a verla entera os gustará saber que ha sido renovada por una segunda temporada.

Maniac (Netflix)

Una de las grandes decepciones del año, aunque tampoco puedo calificarla de bodrio horrible, porque tiene sus puntos interesantes y una premisa bastante original y atractiva. Sin embargo, según avanza la temporada no consiguen enganchar, ni entretener y se vuelve todo un poco aburrido. Y eso es imperdonable cuando tienes un reparto con actores de la talla de Emma Stone, Jonah Hill, Justin Theroux o Sally Field. Además, el creador de la serie es Caru Fukunaga (True Detective) por lo que todo indicaba que estábamos ante la serie del año y todo lo contrario. Una pena.

Altered Carbon (Netflix)

Os prometo que no tengo nada contra Netflix, pero si ha hecho algunos de los mayores truños del año se dice y no pasa nada. Altered Carbon es otro quiero y no puedo. Que tenga como referentes a películas como Blade Runner está muy bien, el rollo futurista oscuro, deprimente está muy bien. Pero que los personajes sean imbéciles, aburridos, sin gracia ni carisma y las tramas infumables no tiene ningún perdón. Sin embargo, ha cumplido con las exigencias de la plataforma y habrá segunda temporada.

La Peste (Movistar+)

Sé que Movistar+ está poniendo todo su empeño en hacer series de calidad, marcar la diferencia y salirse de lo que estamos acostumbrados en España, pero muchas veces tener una producción cuidadísima y preciosa no es suficiente. La Peste es un claro ejemplo. Es innegable el gran trabajo, todos los nombres importantes que hay detrás y delante de las cámaras, pero no es suficiente. Lo único que me generó La Peste es un profundo sopor. Muy bonita, muy bien hecha, pero aburrida hasta la saciedad. Habrá segunda temporada para todos los que os hayáis mantenido despiertos.

Rise (NBC)

Seguramente esta es la serie que más me ha dolido ‘odiar’ de este ranking, porque tenía todos los ingredientes para encantarme: drama adolescente + música, una atmósfera que parecía mezclar a la perfección el espíritu de Friday Night Lights y Glee, pero que se quedó en la nada más absoluta. Y todo por culpa de Ted Mosby. Bueno, del personaje insufrible que interpretaba Josh Radnor, que acaparaba un protagonismo absurdo, con tramas que no le interesaban a nadie. Una pena, porque podría haber sido una gran serie y no llegó ni a ser realmente entretenida. En este caso no ha habido piedad y ha sido cancelada.

Here and Now (HBO)

Otro fracaso que no vimos venir ha sido este. El gran Alan Ball (A dos metros bajo tierra) volvía a la televisión con una serie sobre una familia disfuncional, muy diversa y con el trasfondo de los cambios que ha sufrido la sociedad norteamericana con el ascenso de Donald Trump al poder. Además, con algún toque sobrenatural para darle más potencia al asunto y un reparto interesante encabezado por Tim Robins y Holly Hunter. Muchos augurábamos un serión, la nueva obra maestra del creador que nos hizo sufrir y disfrutar con la familia Fisher. Pero no. Parece que Alan Ball se ha quedado atrapado en los 2000 y ya solo sabe hacer series al estilo de esa época. Su prometida radiografía de la sociedad estadounidense se ha quedado en algo superficial, pasado de rosca y aburrido

Skam España (Movistar+)

Me duele poner esta serie aquí, porque dentro de lo que cabe no es la más mala de esta lista, pero sí ha sido una pequeña decepción. Mientras la versión original es entretenida, tiene ritmo y no se centra solo en lo superficial, Skam España no ha conseguido plasmar del todo bien esa naturalidad, ni tampoco ha aportado un toque muy distinto o novedoso respecto a la original. El resultado final es un poco lento y olvidable, la verdad. Sin embargo, también creo que de cara a la siguiente temporada estos fallos se pueden subsanar y tiene posibilidades de mejorar y convertirse en un verdadero referente del género adolescente en nuestro país.

En definitiva, no puede haber un año sin series malas y estas son las que menos me han hecho disfrutar. Lo mejor es que con tanta serie ha habido algunas que no me ha dado tiempo a empezar y ahora no me arrepiento. Por ejemplo The Romanoffs, que ya os hablé de que apuntaba a seriaza, pero ha recibido unas críticas tan horrorosas que se me han quitado las ganas de verla, pero no descarto empezarla para comprobar si el desastre es tan grande. Y a vosotros ¿qué series os han decepcionado más este año?

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*