Las 'otras' medicinas, por María Miret (@periodistia)

Especial sobre Terapias no convencionales

La revista Muy interesante publica en octubre un extra sobre "Las otras medicinas".

En general el especial me parece riguroso y bien documentado. Y digo en general porque me sorprende que, en el apartado de "fraudes", se incluyan terapias consideradas "de ineficacia probada" por su falta de rigor científico mientras que unas páginas antes o después se explican sus beneficios (es el caso del reiki o la reflexología). A los cuales, dicho sea de paso, no se encuentra explicación científica alguna por ahora.

Me parece acertado el enfoque de la denominada "Medicina Integrativa" (para mi gusto, una mala traducción de la "Integrative Medicine", por ello prefiero hablar de "Medicina Integradora") que debería partir de tres premisas que trato de resumir:

  • Tener en cuenta los aspectos físico, mental, emocional y social del individuo: salud holística
  • Asistencia médica centrada en la relación con el paciente, activo, que asume la responsabilidad de su salud: medicina humanizada
  • Potenciar la capacidad del organismo para la curación, centrándose en la prevención y mantenimiento de la salud y utilizando intervenciones naturales no agresivas ni invasivas en la medida de lo posible: terapias naturales.

Imprescindibles las dos cuestiones en las que se centra el especial, con acierto, y que deberían ser la base de cualquier terapia, medicina o sistema sanitario:

  • la evidencia científica fruto de una rigurosa investigación
  • y la eficacia terapéutica lograda a través de la práctica clínica. 

Curiosamente, no siempre coinciden, como bien se pone de manifiesto en varios de los artículos. En algunos casos, la fitoterapia o la acupuntura obtienen mejores resultados que los fármacos o terapias "convencionales". Aunque, tal y como hace Francisco Cañizares al hablar de "terapias energéticas", yo me pregunto: ¿nos interesa estudiar si algunas de estas técnicas tienen más efecto que las medicinas?

Por último, considero importante enfatizar la idea de que, en ningún caso, las terapias "alternativas" han de sustituir a la prescripción médica, sino que son "complementarias" -si funcionan- a las técnicas "convencionales".

Otro gallo le cantaría a Steve Jobs si se hubiera dejado operar por sus médicos para después usar las agujas para paliar los síntomas de la quimioterapia.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*