Lamentable: Dos librerías cierran cada día en España, por @jestremadoyroa

20150306-1_libros.jpg

De Madrid llega una información bastante desalentadora: está cayendo las ventas de libros, tal como lo difunde el diario El País en el siguiente artículo:

Murieron 912 librerías y nacieron 226. Esas cifras marcan el declive del ciclo de vida de las librerías en España: cada día se cierran 2,5 de estos espacios, sobre todo pequeños. Y cuando son más los que mueren que los que nacen… el futuro se acorta.

La lucha contra ese destino, a través de la reinvención de estos espacios culturales en los últimos años para atraer compradores, apenas le permite aguantar al sector, porque la caída en las ventas no se detiene: en concreto un 18% desde 2011, o lo que es lo mismo, un descenso de 870 millones de euros a 707 en el volumen de facturación durante 2014. Esta situación se suma al SOS lanzado en febrero por los editores, en un país donde el 55 % de la gente no lee nunca o solo a veces.

Este es el panorama crítico que ha presentado la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) en su informe Observatorio de la Librería 2014.

Es el primer gran mapa del sector “en tiempos tenebrosos del libro”, según Miquel Flamarich, de BCF Consultors, encargado de la investigación. Es una muestra del desprestigio que vive el libro en la sociedad española por su pérdida de valor como elemento central de la cultura, se lamenta Juan Miguel Salvador, de la librería Diógenes, y responsable de estudios de CEGAL.

No sólo la crisis

Ello es debido a una confluencia de factores que incluye no solo la crisis económica y la irrupción de lo tecnológico y de nuevos operadores globales y virtuales, “sino también a la falta de políticas adecuadas para la lectura por parte del Gobierno, a mejores campañas de márketing y actividades dinamizadoras por nuestra parte y del compromiso de la sociedad y la familia frente al libro y la lectura”, asegura Pilar Gallego, presidenta de CEGAL y del Gremio de Libreros de Madrid. Una prueba más de la caída del consumo de bienes culturales en España, que en seis años ha bajado un 27%.

El estudio recoge los datos hasta agosto de 2014 y solo incluye a las librerías independientes: aquellas en sentido más clásico y otras que —aunque ofrezcan otros servicios— alcancen una facturación por venta de libros superior al 50%, y que no incluye grandes superficies ni cadenas. Con esas características hay 3.650 locales, 686 menos que en 2013 (que era de 4.336). La situación también muestra una cara positiva, “la de quienes, a pesar de todo, se arriesgan a abrir librerías, aunque sean pequeñas, especialmente en Madrid, Barcelona y Valencia”.

Formato Electrónico

¿Y el formato electrónico? “No es competencia, el problema es la piratería”, adivierte Gallego. En la venta online el 95% es de las grandes superficies, cadenas de librerías y operadores como Amazon. A las librerías independientes les queda el 5% del mercado virtual. Ante ello, unieron fuerzas y crearon http://www.todostuslibros.com.

En medio de esta vorágine de crisis, Pilar Gallego se interroga sobre el papel de los medios. En los últimos años, dice, “los espacios para cultura se han reducido y se ha creado un vacío en la sociedad. La televisión no ofrece nada. Los periódicos han recortado sus páginas lanzando un mal mensaje al lector. Los suplementos especializados que sobreviven empiezan a dejar de ser referencia para la gente que antes iba a comprar con el recorte en la mano”.

Todo son reinvenciones y fórmulas que apenas sostienen a una de las áreas clave en el mundo del libro, cuya aportación en sus diferentes sectores al Producto Interior Bruto es del 0,7 %, el mayor de la industria cultural. Por eso los libreros esperan que cuando el sector presente al Gobierno el Plan Integral de Librerías y el del Fomento de la Lectura lleguen a un acuerdo rápido, su aplicación sea inmediata y en continua renovación, acorde a los tiempos analógicos y digitales.

Fuente Original

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*