La vida de una parada, por Natalia Laura Méndez Villa (@Hipatalia)

Estoy a punto de cumplir los 25, ¡dios, un cuarto de siglo! y estoy deprimida. La gente me dice que estoy en la mejor etapa de mi vida, y puede ser. Pero luego pienso...si esta es la mejor etapa de mi vida los 18, 15 o 23 también lo fueron...por que sigo igual! sigo en casa de mis padres, dependiendo de ellos, sin trabajo y llena de sueños que políticos, banqueros o la crisis no me dejan realizar.

Y en mi situación hay millones de españoles. Bueno, no, desgraciadamente hay gente mucho peor que yo; gente que no tienen que darle a sus hijos o que ha perdido sus casas. Una vez leí que las noticias más leídas o que más interés suscitan son aquellas con las que la mayoría se sienten identificados, y teniendo en cuenta esta premisa y los millones de parados que hay... mis andanzas como mujer joven en paro deberán sumar miles de visitas en minutos!

Así que he decidido publicarlas, para tener algo que hacer, para dar ideas a quien las lea, para que me las den a mi si ven que fallo en algo y para escribir, mi pasión.

¡Os iré contando!

1 Comment

  1. Hola, a mi me pasa igual. Con 24, una carrera y un master, tropecientos cursos, pero sigo en casa de mi madre porque no puedo independizarme. Con un poco ahorrado, me embarqué en un doctorado desde mi pueblo, perdido en la sierra, donde no hay distracción y es deprimente. Ahora mismo la ilusión por la tesis es lo que me está levantando. Espero que en unos años la cosa mejore. Un saludo y ánimo.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*