La UE quiere crecer en Defensa, por @CarlosPenedoC

  • Morenés promueve una mayor simbiosis entre OTAN y UE
  • La apertura del mercado de Defensa despierta recelos entre la industria española
  • En 2014 verán la luz las estrategias europeas en Ciberdefensa y Seguridad Marítima
  • Bruselas tarda una semana en cerrar las conclusiones de la última reunión de ministros de Defensa

Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.
Europa quiere intensificar la cooperación entre los 28 socios en materia de Defensa y ganar espacio en la regulación de los mercados de armamento. Para ello habla de mancomunar y compartir medios -pooling and sharing–, de mejorar la cooperación entre países y con otras organizaciones, de desarrollar a medio plazo capacidades concretas y de abrir el mercado a la competencia. El proceso culminará el 19-20 de diciembrecon una cumbre de jefes de Estado monográfica sobre Defensa. Pero el asunto no está siendo fácil: el Consejo de la UE ha tardado una semana en publicar las conclusiones de la última reunión de ministros de Defensa. Y en España la industria teme al futuro.
El último paso del camino hacia diciembre ha sido la reunión de ministros de Defensa del pasado día 19, Consejo de la Unión Europea sobre Política Común de Seguridad y Defensa. De cada Consejo, y de forma prolija en este caso, se elaboran unas conclusiones –orientaciones políticas- que normalmente se aprueban al finalizar el encuentro, aunque en esta reunión el Consejo de la UE ha tardado una semana en aprobarlas y hacerlas públicas (del 19 al 26 de noviembre), un hecho significativo que explican por incorporaciones de última hora al documento que las delegaciones prefirieron consultar con sus capitales.
Las modificaciones al texto y el retraso consiguiente tienen dos sospechosos: Reino Unido y su fe intermitente en la construcción europea; y España, temerosa de cómo puede afectar a nuestra industria de defensa el nuevo escenario.
En cualquier caso, el documento recién aprobado puede interpretarse como un guión de la próxima cumbre de diciembre y de la política de Defensa de la UE a corto y medio plazo. Y establece resultados concretos: para 2014 el Consejo de ministros emplaza a la UE a elaborar una Estrategia de Ciberdefensa y otra Estrategia de Seguridad Marítima.
A partir de los documentos preparatorios se conoce también que la cita de diciembre girará en torno a tres pilares o tres objetivos declarados: medidas para incrementar la efectividad, rapidez y visibilidad en las operaciones civiles-militares; desarrollo de nuevas capacidades europeas de defensa; y el fortalecimiento de la industria y el mercado europeo de defensa.
En cuanto al primer bloque, la Unión Europea tiene actualmente cuatro operaciones militares en marcha en Bosnia, Malí y Somalia (una de formación y la marítima contra la piratería) y doce operaciones de carácter civil (en Kosovo, Georgia, Afganistán, dos en Territorios Palestinos, en Irak, Libia, Níger, dos en R.D.Congo, en Sudán del Sur y Cuerno de África). En total, 7.000 personas entre militares y civiles.
En su actuación en operaciones exteriores, la UE busca la participación conjunta con organizaciones regionales, como la Unión Africana o la OTAN.
La UE ha puesto el foco en el Sahel-Sáhara, con especial referencia a Libia, como espacio de interés prioritario para actuar sobre el control de fronteras y reforzar la seguridad de esos países, y anuncia un plan de acción para comienzos de 2014.
Explícitamente o no, la relación UE-OTAN es clave en la evolución de la Europa de la defensa. Sobre este asunto, el ministro Morenésanimaba al finalizar la última reunión comunitaria a una mejora del diálogo político y estratégico entre la UE y la OTAN, desarrollando así unacooperación entre ambas organizaciones dirigida a "reforzarse mutuamente". El ministro de Defensa afirmó además que la "mejor aportación" que puede hacer la UE a la OTAN no pasa por aumentar sus capacidades en defensa, sino en avanzar hacia una "organización común" de dichas capacidades de todos los Estados miembros. Ni los documentos aprobados ni gran parte de los socios alcanzan esta relación simbiótica UE-OTAN que defiende Morenés.
Industria de Defensa (Fuente: Blog RP Defence).
El segundo eje de actuación se refiere a la puesta en marcha de capacidades conjuntas, en los campos civil y militar, a través de cuatro programas aprobados en el seno de la Agencia Europea de Defensa: en concreto se apunta a ciberdefensa; a una nueva generación de satélites de comunicación; al reabastecimiento en vuelo, carencia detectada en el conjunto de la Unión en el reciente conflicto en Libia, por lo que se pretende crear una flota operativa en el horizonte del 2020; y finalmente drones, sistemas aéreos tripulados a distancia, dice el Consejo de la UE, y se hace referencia a un programa de un aparato de media altura en el horizonte del 2020-2025.
En las conclusiones de la reunión del pasado día 19 se menciona explícitamente a España e Italia y su voluntad de integrarse en breve en el Mando Europeo de Transporte Aéreo, un ejemplo de integración de capacidades que se quiere explorar en otros campos como helicópteros, capacidades marítimas o evacuaciones médicas.
El tercer apartado de la Europa de la defensa actualmente en negociación y en el que concretamente la Comisión Europea quiere ampliar sus competencias es el de la industria de defensa y la apertura de los hoy cerrados mercados nacionales.
Los avances en este campo se contemplan por parte española como una amenaza. Dos ejemplos recientes de movimientos empresariales podrían anunciar tendencias. Por una parte, la multinacional japonesa NTT ha adquirido este mismo mes de noviembre el 100% de las acciones de la consultora tecnológica Everis, empresa que tiene como vicepresidente al ex ministro de Defensa Eduardo Serra. De él precisamente se habla como posible coordinador de un conglomerado industrial español de defensa.
El segundo ejemplo, ligado a lo anterior, es que el Estado se ha convertido en el principal accionista de Indra -3.000 milllones de euros de facturación y 40.000 empleados-, la joya de la corona de la industria tecnológica española de seguridad y defensa, al comprar el paquete accionarial que tenía Bankia.
Las variables en este punto son la amenaza de una compra más o menos hostil sobre empresas punteras españolas en defensa y seguridad; los movimientos rumoreados por parte del Gobierno de Rajoy para crear algún tipo de ente industrial; y la voracidad de países como Francia, Alemania o Reino Unido que desde territorio nacional se ve en un mercado europeo más abierto a la competencia.
En todo este marco en el que la Unión Europea está diseñando las líneas maestras de su política de Defensa para los próximos años, y España es uno de los 28 países que construyen la UE y uno de los cinco grandes en Defensa, la postura o aportación española que se ha hecho públicano va más allá de declaraciones genéricas de cooperación con los aliados o el reconocido atlantismo del ministro. La explicación puede ser prudencia negociadora o falta de transparencia.
A finales de agosto se difundió un comunicado con el acuerdo entre los ministros de Defensa de España, Italia y Portugal con una postura conjunta en Política Común de Seguridad y Defensa, elaboraron un documento que enviaron a Catherine Ashton y no se hizo público.
En los últimos días, en el apartado de la llamada base industrial y tecnológica de la defensa, se anuncia que en diciembre se va a celebrar un seminario entre representantes del Ministerio de Industria, Ministerio de Defensa y de la patronal TEDAE: a puerta cerrada.
Países y organizaciones de Defensa (Fuente: Wikipedia).

Sugerencias


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*