La tragedia olvidada de los rohingya

Muchos habrán escuchado en los últimos tiempos noticias relacionadas con la minoría rohingya en torno al país de Myanmar, también conocido por su antigua denominación de Birmania. Se trata de un grupo étnico que está viviendo un auténtico drama tanto por su origen racial como religioso.

Habitualmente son muy politizados y conocidos por más personas en todo el planeta los casos más sonados de los kurdos, los palestinos y los saharauis, pero desconocen más las tragedias que viven otros pueblos como es el caso de los rohingya.

Los kurdos son un pueblo indoeuropeo que habita en la región montañosa del Kurdistán, en Asia Occidental, repartida principalmente entre los Estados soberanos de Siria, Irak, Turquía e Irán. Mantienen conflictos armados abiertos con los países donde se disputan y reclaman territorios, sobre todo en Turquía, pero son los grupos armados y terroristas los que les han dado mala prensa por sus acciones mortales, sobre todo en Turquía. Sin embargo, en Irak o Siria suelen ser víctimas y están asociados a los bandos que luchan contra el Estado Islámico y los radicales.

En cuanto a los palestinos, son quizás el pueblo más conocido que reclama un territorio que disfrutar y la creación de un Estado propio. Se trata de un pueblo semita de la zona este del mar Mediterráneo, con orígenes familiares en la región histórica de Palestina, y que constituye una de las poblaciones autóctonas de la totalidad de territorios de Palestina e Israel. Aunque asimilados en Israel, viven con problemas humanitarios por las condiciones de aislamiento y bloqueo que padecen en su día a día. Sus facciones más radicales, como el grupo Hamas, mantienen conflictos armados aislados con el Estado de Israel.

Por último tenemos a los saharauis, con quien España mantiene una posición de responsabilidad por sus acciones y actividades coloniales del pasado.  De origen bereber, los saharauis son los habitantes autóctonos del Sahara Occidental. La mayoría viven en la parte del Sahara ocupado por Marruecos, mientras que otros viven en los Territorios liberados o exiliados en los campamentos de refugiados en Tinduf, Argelia. El resto se halla disperso por el mundo. Reclaman su Estado propio y reciben apoyos de la comunidad internacional, aunque no se traducen en apoyo político para tener ese Estado de nueva creación.

Pero centrándonos en los rohingya, su tragedia es terrible. Se trata de un grupo étnico de religión musulmán y de rama bengalí que ha vivido tradicionalmente en una zona de Birmania (Myanmar) llamada Rakáin. La población de este grupo está principalmente concentrada en dos municipios de Rakáin que hacen frontera con la vecina Bangladesh.

ACNUR, que es el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, intenta concienciar a la comunidad internacional de la situación tan grave que vive esta minoría social en Birmania que son los rohingya. Su situación se visualizó gracias a la reciente visita del Papa Francisco a Myanmar y Bangladesh, en la que se esperaba que hiciera alguna referencia a su situación a pesar de que no fueran fieles de la fe cristiana católica. El papa se reunió en concreto con 16 refugiados rohingya y aseguró que lloró al conocer el testimonio del drama humano que están padeciendo desde hace años.

La formación de un Estado budista en Birmania ha terminado por arruinar su situación, algo que se remonta a finales de la década de los 1970. ACNUR ofrece formas de apoyarles con ayudas particulares donde se puede hacer donación como ayuda humanitaria.

Acerca de @Periodisticos 7126 Articles
Comunidad virtual de periodistas, blogueros, comunicadores, profesionales de este sector en paro, en situación laboral precaria o estudiantes que buscan su primer trabajo o becas

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*