LA TRAGEDIA COMO METÁFORA



Poco ha durado la tragedia de la prisión hondureña deComayagua en los titulares. Honduras nos queda demasiado lejos y, además, son tanpobres que, como diría más de uno, estas cosas tienen que pasar. Sin embargo,la tragedia de ayer se llevó por delante la vida de 377 reclusos, la décimaparte de las víctimas del World Trade Center, de las que aún hoy, y con razón,seguimos hablando.
Se nos olvida que no hace tanto que nuestras prisionesestaban más cerca de Comayagua de cómo están hoy en día. Se nos olvida tambiénque, con unos cuantos recortes aquí y allá podrían volver a ser lo que fueron.
Más allá de lo que originase el fuego -cada vez parece másclaro que fue un cortocircuito- la tragedia nos plantea el conflicto entre losreglamentos, el orden, la seguridad y la autoridad, enfrentados a la compasión,la humanidad, y los derechos. Se quejan los presos que en el mejor de los casostuvieron que escuchar los alaridos de dolor de sus compañeros que se abrasabanmientras rompían sólo con sus propias manos el techo de las celdas por el que,afortunadamente, pudieron salir.
Honduras, como toda Latinoamérica, carece de prisiones mínimamentehabitables. El hacinamiento, la corrupción y la violencia son el teatro degrandes tragedias y grandes negocios. Los funcionarios inhumanos, sádicos ycorruptos no son la excepción y tienen las espaldas cubiertas por gobiernos queconsideran las prisiones el sumidero por el que hacer desaparecer los desechosde la sociedad que ellos mismos, con sus injusticias, generan.
Alguien decidió ayer no abrir las celdas de los reclusos.Probablemente aplicó el reglamento, su reglamento, hoy hay 377 muertos que muyprobablemente estarían vivos si se hubiesen abierto las rejas.
Estoy seguro de que alguien encontrará una excusa para hacerlo que se hizo. También estoy seguro de que el responsable no pisará una celdade esas sobre las que imponía sus criterios.
LO de ayer fue una tragedia que debería enseñarnos a ver quées lo que ocurre cuando dejamos de lado sentimientos como la piedad, lacompasión, la solidaridad y, sobre todo, la justicia.
Mientras tanto, en las ondas ya no se habla de Comayagua.Moody's, la Bolsa y la Economía en general han pasado por encima de suscenizas, sin que hayamos aprendido nada.

Puedes leer más entradas de "A medialuz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/