La taquigrafía en el periodismo, por @aprensamadrid

Desde su fundación hasta la actualidad, la enseñanza y la formación han sido un apartado muy importante en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). El origen fue en septiembre de 1895, cuando el directivo Martínez Soto hizo gestiones con el Ministerio de Fomento para obtener una subvención con el fin de ofrecer clases gratuitas. Al principio, para que esta iniciativa no resultara muy costosa, decidieron que las clases las impartieran los propios asociados. Así, el primer bibliotecario, Cárdenas, pudo anunciar que “la enseñanza de lengua alemana se ofrecía a desempeñarla gratis el asociado Alfredo García López”. Más tarde sería aprobado el cuadro de enseñanzas para las cátedras, que se inaugurarían cuando el salón de actos de la Asociación estuviera concluido en la primera sede social de la Calle Arrieta.

En el año 1899 se establecieron las asignaturas de taquigrafía, francés e inglés. Luis Cortés y Suaña, taquígrafo del Senado, director del Diario de las sesiones del Senado y autor de comedias y zarzuelas, fue profesor de taquigrafía  de la APM y publicó este folleto en el año 1900.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*