La realidad del ERE de Telemadrid desmiente todos los supuestos de la Dirección, por @salvemostelema

negocios_privados_sol

Hace 14 meses que se consumó esa infamia de ERE que supuso el despido de 861 personas en Telemadrid. Un despido colectivo en aras de un supuesto ahorro y de cumplir una tramposa ley de equilibrio presupuestario.

Un ahorro que, supuestamente, pasaba de forma indispensable por quitarse de un plumazo a los 861 sueldos más bajos de la radio televisión pública madrileña, la mayoría de ellos, de gente contratada en convenio y que había accedido a su puesto de trabajo mediante una oposición pública. – Un dato, no un supuesto.

El 70 por ciento de la plantilla de redactores que se quedaron en Telemadrid habían sido contratados sin pasar por el banco de datos y sólo el 20 por ciento de toda la redacción actual de informativos ha aprobado la oposición.

Sin embargo, los 861 eran una plantilla supuestamente sobredimensionada y culpable de todos los males que acechaban a Telemadrid. La dirección del Ente sostenía que un aligeramiento de esta plantilla, supuestamente, permitiría a la televisión de los madrileños hacer una apuesta fuerte por la información y el entretenimiento, apoyados por una externalización de servicios, supuestamente también, más barata.

Unos despidos que permitirían además, de forma supuesta, reducir la abultada deuda del EPRTVM. Todo con la supuesta excusa de conseguir que Telemadrid sobreviviera a la crisis audiovisual y recuperar unos puntos de audiencia que se tradujera, en forma de balón de oxígeno, en una supuesta mayor entrada de dinero procedente de la publicidad.

Y hasta aquí llegan los supuestos…. 14 meses después ya no hay supuestos, sólo realidades.

candados

La realidad de la Telemadrid de hoy es que 861 trabajadores siguen despedidos mientras el ERE fue declarado “no ajustado a derecho” por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. A su vez, en RTVM siguen contratados TODOS los directivo culpables de la debacle del canal. Incluidos los 12 del Comité de Dirección que refleja la sentencia del TSJM como hecho probado, y cuyos sueldos superan a los del Presidente del Gobierno.

Todos los que hicieron que la deuda de la cadena se multiplicara. Todos los que, con su pésima gestión, contribuyeron a que en una década la audiencia de Telemadrid pasara del 17,1% al 5,3%. Ahora, 14 meses después del ERE, ahora el dato de audiencia es aún más ridículo y vergonzante : apenas un 3,8% en lo que llevamos de mes (con días como el pasado sábado con apenas un 2,4% de share, quedando por debajo de canales de la TDT como Neox, Clan TV o Factoria de Ficción). Esta es la realidad. Un año después del ERE la audiencia ha bajado en un 1,5%. Y ya no hay plantilla sobredimensionada, ni sindicatos, ni huelgas ¿De quién es la culpa entonces?

Dicen las mentes pensantes que gestionan Telemadrid que la bajada de audiencia se debe a la diversificación que trajo la implantación de la TDT. Un argumento que se desmonta si miramos las audiencias, por ejemplo, de la FORTA. La audiencia de la cadena madrileña es la mitad que la media de las televisiones autonómicas integradas en la FORTA, que cerraron el año 2013 con un 8,7%. La madrileña siempre había estado a la cabeza de las cadenas autonómica, tanto en audiencia como en innovación o exportación de formatos. Ahora está en la cola y tan solo la regional murciana tiene menos audiencia que Telemadrid.

¿Y el ahorro económico? Si nos atenemos al Contrato Programa, que es la subvención directa que el EPRTVM recibe de la Comunidad de Madrid, vemos que pasa de los 70.900.000 de euros en el año 2013 a los 69.875.000 de euros en este 2014. La realidad es, una vez más, que 861 trabajadores fueron sacrificados para ahorrar poco más de 1 millón de euros.

Un presupuesto similar que, sin embargo, no basta para hacer una programación. La realidad de la actual parrilla de Telemadrid es que no hay parrilla. Se compone de un par de informativos de los que después se repiten las noticias hasta la saciedad dándole apariencia de ser otro formato, de un externalizado Madrileños por el Mundo, de películas del año de la tos, y de reemisiones de programas hechos por los 861 trabajadores despedidos. 70 millones de euros parecen mucho presupuesto para tan poco contenido ¿En qué se gasta el dinero entonces?

Las supuestas bondades de la externalización también se desmontan 14 meses después. Para el año 2014 hay 54.234.000 euros presupuestados para “gastos de bienes corrientes y servicios”. La partida de personal antes del ERE era de 37 millones de euros. Es decir, sustituir a los 861 trabajadores despedidos por subcontratas, hoy día les cuesta a los madrileños 17 millones de euros más que antes del ERE. – Sin entrar en los bajos sueldos y peores condiciones laborales que tiene el personal de las subcontratas.

 ¿Dónde está el ahorro?

14 meses después también sabemos que la deuda de Telemadrid, esa alegada por la empresa para ejecutar el ERE, no es lo que parecía. Informaciones periodísticas publicadas en medios de comunicación, como el digital InfoLibre, revelan de donde podría venir, esta vez sí supuestamente, la deuda de la cadena. Una maraña de oscuros y ruinosos negocios en la compra de los derechos del fútbol y otros contratos con las empresas de Enrique Cerezo, Ernesto Sáenz de Buruaga , Sánchez Dragó o José Luis Garci

En manos del Tribunal Supremo

Faltan pocos días para el desenlace judicial. El Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo estudiará los recursos presentados a la sentencia del TSJM por la parte social y por la dirección de Telemadrid el próximo 26 de marzo. Algo ya sabemos. Un informe remitido por el Fiscal del caso constata que no se ve acreditada la proporcionalidad” entre el despido del 80% de la plantilla del Ente Público Radio Televisión Madrid (EPRTVM), y la situación económica que la dirección alegó para justificar los despidos. Parece que el Fiscal también ve ilegal el ERE de Telemadrid.

Como ya hizo con el TSJM, el presidente de la Comunidad, Ignacio González, ha vuelto a lanzar su “amenaza” a los jueces: si declaran NULO el ERE cerrará Telemadrid. Es decir, o gano o rompo la baraja. González se conforma con que ratifiquen el despido improcedente y pagar a los 861 despedidos la indemnización de 45 días por año, total, no es su dinero, es el de todos los madrileños y eso le permitirá seguir haciendo funcionar la cadena como su cortijo particular.

Habrá ganado y no solo los 861 despedidos, TODOS los madrileños habrán perdido. Hay razones para anular el despido, se encuentran en la misma ejecución del ERE y también se constatan con la realidad 14 meses después. Los despedidos piden justicia, y justicia es un ERE nulo que les devuelva su trabajo.

¿Es justicia que se les hurte a los trabajadores su puesto mientras los verdaderos culpables de la gestión siguen ocupando Telemadrid?

No lo olvidemos, Telemadrid es una empresa pública y deberían ser los directivos los que respondieran por su pésima, nefasta y negligente gestión.

14 meses después la realidad desmonta todos los supuestos alegados por la dirección de la empresa para justificar el ERE. La realidad descubre que estos motivos no eran ciertos. La realidad se impone y el tiempo permite tener perspectiva de lo que es verdad y lo que fue solo un supuesto.

De lo injusto de un despido, de 861 vidas destrozadas para nada. De una gestión que hoy mantiene una televisión manipulada y sectaria, que despilfarra en negocios ruinosos y productoras amigas. Ese es el verdadero mal de la cadena de los madrileños y hasta que eso no se acabe la estrella de Telemadrid no volverá a brillar.

Leer más …

infolibre.es: El saqueo de Telemadrid 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*