La pulsera que cuenta la leyenda del vino, por @Raqueliquida

Mi amiga Marina llevaba el otro día una pulsera que me llamó la atención por la cantidad de minidetalles que tenía. Cuando le pregunté por ella me dijo: “anda, pero si es la leyenda del vino”, y claro, le exigí que me contara esa leyenda porque enseguida supe que sería carne de blog. Alguna vez que otra, visitando bodegas, me he encontrado con alguna que otra joyita, pieza de bisutería o detallito que se vendía por tener inspiración vinícola, más o menos acertadamente.

Pero esta, más que llamarme la atención porque fuera o no mona, me encantó porque llevaba precisamente eso, la leyenda del vino, escrita en forma de cuentas. Pero primero ved la pulsera:

Este es el paquetito donde viene la pulsera y lo que aparece atrás es la leyenda del vino

Este es el paquetito donde viene la pulsera y lo que aparece atrás es la leyenda del vino

Cuando le pedí a Marina que me la contara, me trajo el papelito donde venía escrita esta leyenda, y dice así:

“Érase una vez un sol enamorado de una tierra en la que se cultivaban uvas, pero un día llegaron los hombres, se las arrebataron, las pisaron y encerraron primero en depósitos y luego en barricas. Fue así como estos hombres descubrieron el vino con el que ahora brindamos y que un día perteneció al sol”.

Cada cuenta o grupito de cuentas de la pulsera es uno de estos elementos, el sol, el amor a la tierra, la propia tierra, las uvas, los hombres, la elaboración del vino (la vendimia, la prensa, la fermentación y el envejecimiento), el vino ya terminado y el brindis. Me pareció una idea excelente de resumir la esencia del vino, de la tierra a la copa. Sin complicaciones. En forma de joya. Por eso quería compartirlo hoy.

Además, curioseando por la página que se ha inventado esta pulsera, he descubierto alguna otra cosilla que os dejo por si os gusta, en plan regalo o como simple detalle para el aficionado al vino.

Me han parecido muy cachondos estos pendientes de cava también

Me han parecido muy cachondos estos pendientes de cava también

Y quién sabe, igual con un regalito así se empieza a crear afición… Que disfrutéis

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*